Voluntarios de Girona han limpiado el Camino de Andorra

Desde hace tres años, un grupo de excursionistas de Girona se habían comprometido en tener bien acondicionado el último tramo del Camino de Andorra: desde el río de Civís hasta Mas d’Alins, en Andorra.

Ahora convenía repasarlo: recortar la vegetación donde convenía y marcar de nuevo las señales azules y amarillas del camino.

Para hacer esos trabajos nos encontrarnos, el pasado 22 de abril, un buen grupo junto al río de Civís. Éramos los siguientes: Leo, Fina, Álex, Edu, Alfons, Carme, Albert, Vicenç, Ignasi, Jesús, Jaume, Pep y Ramon. Para aprovechar bien el día nos dividimos en dos grupos: uno, de seis personas, empezaría desde el río subiendo por el Barranc de la Cabra Morta hasta llegar a la ermita de Santa María de Feners, y el otro grupo, de siete personas, subiría des de la ermita hasta Mas d’Alins.

Los componentes de los grupos se especializaron en diversas tareas: podar, cortar, aserrar, mientras otros se encargaban de repintar las señales con buen pulso para que quedara bien, siempre el azul encima del amarillo, evitando un exceso de señales en los lugares claros y marcando bien los sitios con posibilidad de pérdida.

Después de bastantes horas, con un sol espléndido y un día caluroso, nos reencontramos todos en la fuente (aljibe) de Arduix. Magnífico lugar para almorzar y recuperar fuerzas después de una dura jornada de trabajo.