Patrimonio cultural

Mientras recorremos el Camino de Andorra, tendremos ocasión de contemplar las huellas culturales que a lo largo del camino han ido dejando nuestros antepasados.

Así aprenderemos a revivir tradiciones ancestrales, disfrutaremos de las construcciones que ellos construyeron: los dolmenes del Valle de Cabó, las iglesias y ermitas dispersas por todas partes, las casas de larga historia y tradición, los bordes de montaña, . . . y escucharemos las tradiciones de lugares por donde pasamos.

Todo ello nos adentrará en el país y aprenderemos a apreciar nuestras raíces y tradiciones, constituyendo un nexo de unión entre nuestros antepasados y las generaciones futuras.