Diez seminaristas de tres continentes visitan Pallerols

Los días 18 a 23 de mayo de 2013, un grupo de seminaristas de diferentes lugares del mundo, que actualmente estudian en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, en Pamplona, ​​pasaron unos días de convivencia y de formación en la Cerdanya. Durante los años que están estudiando en la Universidad de Navarra, viven en la Residencia Sacerdotal Bidasoa, que está dirigida por el Opus Dei.

Aprovechando los días que pasaron en la Cerdanya quisieron visitar los lugares más emblemáticos por donde pasó san Josemaría en su camino hacia Andorra, en el otoño de 1937.

Les acompañaban dos sacerdotes de la residencia Bidasoa: el director, D. Enrique Borda y otro sacerdote, D. Miguel Brugarolas.

Entre los asistentes había dos diáconos: Joseph Kalunga, de Uganda, y Saturnino Cruz, de Guayaquil (Ecuador) y otros seminaristas: Alan Vieira do Nascimento, de Brasil; Carlos Ernesto Mairena, de Nicaragua; Freddy Arigo Llerena Guerrero, de Ecuador; Jesús Colquepisco Chumpitaz, de Perú; Josué Dong Bian, de China, y tres de El Salvador: José Daniel Mejía, Pedro David Castro Hernández y Ulises Rolando Mendoza.

Por parte de la Asociación, les acompañaron Agustí Gómez y Jordi Piferrer.

Hacia las 12 del mediodía del día 19 llegaron a Peramola, donde visitaron el pajar y la casa donde nació «Mateo el lechero». A continuación fueron a Pallerols, donde visitaron la rectoría y luego celebraron misa en la iglesia. Terminada la misa subieron a la Cabaña de San Rafael, donde comieron.

Por la tarde volvieron a la casa donde vivían, en la Cerdanya.

El día 20 quisieron visitar la Ribalera, pero una fuerte lluvia impidió que llegaran hasta el final. A la vista de la inclemencia del tiempo se dirigieron a Fenollet, donde visitaron el corral en el que san Josemaría pasó el día 29 de noviembre, celebraron misa en la capilla de la casa, y luego hicieron una espléndida comida que les preparó Rosa, la dueña de Fenollet.

El jueves 23 fueron recibidos por el arzobispo de Urgell, Mons. Joan Enric Vives. A continuación celebraron misa en la iglesia de Sant Julià de Lòria, en el altar barroco donde está la estatua de san Josemaría. Después se acercaron al Mas d’Alins, por donde la expedición del año 1937 entró en Andorra. Por la tarde se llegaron hasta Andorra la Vella y Escaldes-Engordany visitando los lugares en los que estuvo san Josemaría los días 2 al 10 de diciembre de 1937.

Aprovecharon todas las visitas que hicieron para leer los documentos históricos contenidos en el libro «El paso de los Pirineos», de Jordi Piferrer, Editorial Milenio Lleida-2013.

Unos días inolvidables para estos seminaristas -llegados de tierras lejanas- que quisieron pasar unos días siguiendo las huellas de san Josemaría en su camino hacia Andorra.