Los pájaros que ve Daniel

Daniel Macià escribe:

Después de tres años de andaduras por el Camino de Andorra, es la primera vez que he podido realizar este tramo que va desde el río de Sallent -cerca de les Masies de Nargó- hasta el valle de Cabó. Si algo me gustaría destacar en este tramo, es el espléndido paisaje que pudimos contemplar durante toda la Caminata.

Siguiendo la línea de los anteriores resúmenes, he escogido dos especies del total que pude observar: el Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) y el Herrerillo capuchino (Parus cristatus).

A continuación daré a conocer las características principales de cada una de estas especies, el hábitat que ocupan, su estado de conservación y otros datos que nos puedan ayudar a conocerlos mejor.

El Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), se puede conocer porque tiene la cabeza de coloración clara y una mancha negra característica que va des del ojo al pico. Las partes superiores son de color oscuro y las inferiores de color ocre. El pico es de color gris.

Un dato que nos puede ayudar a su identificación y evitar confundirlo en vuelo con el buitre leonado es la forma de su cola. En el quebrantahuesos la cola tiene forma cuneiforme.

Lo podremos observar principalmente en zonas montañosas, a alturas entre los 600 hasta los 2.800 metros, aproximadamente. Nidifica en paredes rocosas y siempre lejos de la presencia del hombre. En estas paredes es donde instala su nido y eso le hace entrar en competencia por el espacio con el buitre leonado que ocupa también dichas zonas de nidificación.

Es una especie sedentaria, así que la podremos observar durante todo el año.

Se alimenta principalmente de carroña y huesos, de ahí su nombre. Catalogada como especie en peligro, actualmente se está procediendo a su re-introducción en diversos lugares de España. Un ejemplo de ello es que el pasado 9 de julio del 2010, en los Picos de Europa recibieron a los primeros quebrantahuesos para su re-introducción en esta zona.

La segunda especie que citaré hoy es mucho más común: el Herrerillo capuchino (Parus cristatus). Muy fácil de observar e identificar por su característica cresta puntiaguda y de color blanquinegro. Las partes superiores son de color grisáceo y las inferiores de color blancuzco. Babero, ceja y collar de color negro. Ocupa principalmente los bosques de coníferas (pinos) aunque también es posible observarla en otros espacios.

Se alimenta principalmente de insectos y durante el otoño e invierno aumenta su dieta con piñones y frutos del bosque. Es otra de las especies que suele ocupar las cajas nido.

Su población no esta amenazada en la actualidad y se observa un aumento de la misma, debido a la expansión de las zonas forestales, aunque como es de suponer, los incendios afectan mucho su distribución.

Como especie sedentaria que es la podremos observar también todo el año.

Nota.-

El día de la Caminata (8 d enero de 2011) pude observar y/o escuchar un total de 14 especies de aves diferentes.

Si alguien está interesado en conocer cuáles fueron las especies observadas, lo puede solicitar a través de los Comentarios de este artículo.