Resumen de la ponencia de Claudi Benet

Puso algunos ejemplos de cómo en Andorra se vivió el respeto a la libertad de conciencia y se fomentaba la convivencia entre diferentes tipos de personas que durante la guerra civil y la 2a guerra mundial pasaron por aquel país. Lo primero que nos viene a la memoria es que en Andorra los evadidos de cualquier condición política se rehacían de sus sufrimientos y angustias.

Entre otros ejemplos de fomento de la convivencia puso los siguientes:

– Radio Andorra. Era muy importante estratégicamente. En aquellos tiempos no había teléfonos móviles, ni fax, ni mails para comunicarse rápidamente, por lo tanto una radio era un instrumento muy importante para transmitir mensajes, propaganda, etc. Por eso Radio Andorra fue muy apreciada por los alemanes durante el período de su ocupación de Francia, en la 2a guerra mundial. A pesar de las presiones ejercidas, Radio Andorra se mantuvo neutral. Nunca emitió un anuncio partidista. Los alemanes intentaron comprarla pero no pudieron.

– En el Hotel Mirador, de Andorra la Vella -que estaba situado al lado de la Casa de la Vall y que ahora ya no existe-, convivían: españoles evadidos de los dos bandos, la gendarmería francesa -que entonces colaboraba con los alemanes-, juntamente con ingleses, polacos y belgas miembros de las numerosas redes de evasión que operaban entonces desde Andorra.

– Elogió el trabajo en favor de la libertad de Francesc Viadiu, un evadido republicano que ayudaba a pasar gente desde el sur de Francia a España. Él no era propiamente un pasador, sino organizador de expediciones.

– También elogió a Francesc Cairat, síndico de Andorra durante los años de la 2a guerra mundial. Fue un hombre que -a pesar de ser de derechas- ayudó a todos: de derechas y de izquierdas, e hizo frente a las ansias de expansión e intervención dentro de Andorra de la política nazi de Alemania.

– A pesar de estas y otras muchas acciones de los andorranos en favor de la libertad, la convivencia y el perdón, también es verdad que en algunos pocos casos -él ha recogido seis personas- se aprovecharon de la situación de la guerra para hacer un buen negocio personal, convirtiéndose en personas influyentes en la Andorra de entonces.