Personas de los pueblos vecinos y de sitios lejanos, asistieron a la fiesta

El pasado domingo 23 de noviembre celebramos la tradicional «Festa de la Trobada de la Rosa» recordando los hechos que sucedieron hace ahora 71 años.

En efecto, al amanecer del 22 de noviembre de 1937 san Josemaría Escrivá de Balaguer encontró en el suelo de la iglesia de Pallerols una rosa de madera estofada, que fue para él una señal que le confirmó en la su decisión de continuar el camino hacia Andorra, después de una noche de fuertes dudas e intensos sufrimientos interiores sobre si hacía bien o no en su trayecto hacia aquel país, huyendo de Madrid en donde había estado escondido desde el 18 de julio de 1936, al inicio de la guerra, a causa de la persecución religiosa de la época.

Los dolorosos acontecimientos de aquella noche del 21 al 22 de noviembre de 1937, así como la alegría del encuentro de la rosa al amanecer del día 22, están descritos con detalle en el volumen II del libro «El Fundador del Opus Dei», del historiador Andrés Vázquez de Prada. Editorial Rialp.

Siguiendo el programa previsto, a las 10,30 h. unas 20 personas hicieron la visita a la Cabaña de San Rafael y la Balsa, regresando a Pallerols por la casa de l’Empordanès.

A continuación, a les 12 h, hubo una visita guiada en la iglesia de Pallerols, recordando los hechos que sucedieron durante los mismos días del año 1937.

A las 12,30 h, tuvo lugar la procesión alrededor de la iglesia con la imagen de la Mare de Déu del Roser de Pallerols, mientras se cantaban los «Goigs del Roser de Pallerols». A continuación la misa, que fue concelebrada por Mn. Bonifaci Fortuny, de Ponts, y Mn. Enric Moliné, de la Seu d’Urgell, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei, quien predicó la homilía recordando la fiesta del día, Cristo Rey, y el paso de san Josemaría Escrivá de Balaguer por estas tierras hacía justamente 71 años. Finalizó con un emotivo recuerdo a Mn. Joan Porta Perucho que fue rector de Pallerols durante más de 40 años y recordando también a tantos otros sacerdotes de la Baronía de Rialb que han transmitido la fe cristiana a lo largo de tantas generaciones.

Después de la misa, nos dirigimos al cementerio de Pallerols donde se rezó un responso por los fieles difuntos.

Tomamos un pequeño refrigerio delante de la escuela y a continuación quien quiso se quedó por los alrededores de Pallerols para comer.

A les 4 de la tarda rezamos el rosario en la iglesia de Pallerols. Al acabar se veneraron las reliquias de san Josemaría, finalizando con el canto de la salve.

Una jornada de profundo sentido espiritual, vivida con alegría por las más de 200 personas que asistieron. Unos venidos de los pueblos vecinos, otros de Lleida, de Barcelona, de Girona,. . . e incluso había alguien procedente de los Estados Unidos de América.

Si deseáis más datos históricos sobre la «Festa de la Trobada de la Rosa», entrad en la noticia del año pasado:

http://www.pallerols-andorra.org/noticia.asp?ART_ID=118&idioma