Unas interesantes reflexiones del grupo de Eslovaquia

Los días 25, 26 y 27 de octubre un grupo de sacerdotes venidos de Bratislava (Eslovàquia) quisieron pasar estos días en la zona de Pallerols.

Visitaron la iglesia y la rectoria de Pallerols, la cabaña de San Rafael, celebraron misa en la Ribalera y visitaron las zonas próximas, donde estuvo san Josemaría en el otoño de 1937 en su camino hacia Andorra.

Los sacerdotes fueron: Santiago Fuertes, Radovan Rajčak, Ján Fábik, Milán Cehlárik, Vladimir Mikulec i Peter Kizek.

Por parte de la Asociación de Pallerols les acompañaron Josep Martínez y Jordi Piferrer.

Mariano Carbonell y su esposa Lluïsa les atendieron también magníficamente en su casa de Organyà.

Unos días vividos intensamente y con abundantes frutos espirituales como narran los participantes en los escritos que acompañamos.

o. Radovan Rajčák, kňaz escribe,

Pobudnúť na tomto krásnom mieste Pallerols, bolo pre mňa dôležité nie len ako využitie času na obnovu síl, ale využitie času na modlitbu a prosbu o vyjasnenie cesty v osobnom a kňazskom živote. Od spolubrata kňaza Opus Dei, som sa dozvedel, že sv, Josemaría práve na tomto mieste zažil malý zázrak „nájdenia cesty». Ja som už dlhší čas stál pred dilemou, ako riešiť určité veci, či je správe venovať sa aktivitám, ktoré mi Pán zrazu poslal a najmä ako. Práve na tomto mieste som teda prosil rovnako, ako sv. Josemaría: „Domine, ut videam!» Nesmierne som túžil po nájdení svojej osobnej „ruže Rialb». Hľadal som, rovnako ako sv. Josemaría, v ruinách svojho vlastného vnútra, keďte všetko sa zdalo veľmi nejasné a rozbité. A Boh konal. Veci sa skutočne začali hýbať. Pán mi na príhovor Panny Márie Ružencovej a sv. Josemaríu ukázal, až prekvapujúco jasne, kadiaľ ísť a na čo sa zamerať. Môžem skutočne povedať, že v Pallerols som prežil aj ja malý „zázrak» a našiel znova cestu. Ide o skúsenosť, ktorú by niekto považoval za banálnu, ba smiešnu. Pre mňa to však bolo v tej chvíli nesmiernou úľavou. Nie je jednoduché nájsť cestu a ešte ťažšie si je vôbec uvedomiť, že treba nejakú hľadať. Mne Pán pomohol v obidvoch veciach. Preto nepovažujem pobyt v Pallerols a nájdenie riešenia pre môj život práve tam za banalitu a náhodu. Skôr za prejav Prozreteľnosti a jej milujúceho a jemného sprevádzania.

Estar en este precioso lugar de Pallerols, ha sido para mí importante, no sólo como un modo de aprovechar el tiempo para retomar las fuerzas, sino también como un modo de rezar y pedir luces para mi camino personal en el sacerdocio. Gracias a una sacerdote amigo del Opus Dei me enteré que precisamente aquí San Josemaría experimentó una gracia especial en su propio camino personal. He estado desde hace tiempo ante el dilema de cómo solucionar algunas cosas, y si era correcto dedicarme a algunas activiades que Dios había puesto en mi camino. Pero, sobre todo, mi dilema estaba en cómo llevarlo a cabo.

Precisamente en este lugar pedí como San Josemaría: Domine ut videam! Con todas mis fuerzas pedí encontrar mi «Rosa de Rialb». Intenté hurgar en mi interior, donde todo me parecía poco claro y hecho pedazos. Dios actuó. Empecé a ver la situación mejor. Gracias a la Virgen del Rosario y a San Josemaría ví de forma sorprendente hacia donde debía caminar y dirigirme. Puedo decir, que en Pallerols también yo he experimentado un pequeño milagro y encontré de nuevo el camino. Se trata de una experiencia que para algunos podría parecer sin importancia alguna, incluso ridícula, pero para mí supuso un gran alivio. No es fácil encontrar tu propio camino y todavía más difícil ser consciente que hay que buscarlo. Dios me ayudó en estos dos sentidos. Por eso no considero mi estancia en Pallerols como pura casualidad y de poca importancia, sino todo lo contrario, la manifestación de su Providencia y cariñosa cercanía.

Milan Cehlárik escribe,

Hovorí sa, že je lepšie raz vidieť ako tisíc krát počuť. Dotknúť sa miest, kde sa pred niekoľkými rokmi odohrávala dráma života, bolo naozaj zážitkom. Mnoho ľudí prežíva dnes rôzne pochybnosti a preto je dobré poznať tieto situácie aj zo života svätých tak ako to prežíval aj sv. Josmaria. Sláviť sv. omšu na mieste kde ju pred rokmi slávil on, pod skalou v prírode, pred útekom do Andory, bolo pre mňa veľkým zážitkom. Vďaka za túto možnosť.

Se dice que es preferible ver una vez que escuchar mil veces sobre un asunto. Estar en un lugar en donde hace muchos años se desarrolló un drama, ha sido una gran experiencia. Mucha gente en nuestra época experimenta todo tipo de dudas y, por esto, es bueno conocer también estas situaciones en la vida de los santos, como también lo experimentó en su momento San Josemaría. Celebrar la Santa Misa en el lugar donde hace años él también la celebró, bajo un barranco, en plena naturaleza, en su huida hacia Andorra, ha supuesto para mí una gran experiencia personal. Doy gracias por esta oportunidad.

Ján Fabik escribe,

Pallerols bolo pre mňa živým a hmatateľným dôkazom, že pochybnosti a krízy v živote sv. Josemariu boli nakoniec posilnením jeho dôvery v Boha. Malý ale útulný kostol bol pre mňa silným momentom v mojej púti po stopách tohto svätca. Aj tu sa ukázalo, že Boh si koná veľké veci v tichosti, skrytosti a mimo dosahu zvedavých očí. Ďakujem našej Nebeskej Matke za toto požehané miesto.

Pallerols ha sido para mí una palpable y viva evidencia de que las dudas y crisis en la vida de San Josemaría supusieron al final un fortalecimiento de su confianza en Dios. Estar en esa pequeña, pero acogedora iglesia ha supuesto un gran momento en mi peregrinación por conocer la vida de este santo en el Paso de los Pirineos. También aquí se palpa que Dios realiza grandes cosas en silencio, ocultamente y fuera del alcance de unos ojos curiosos. Doy gracias a la Virgen por este bendito lugar.