En un ambiente familiar, un espectacular arroz en Aubenç

El pasado 10 de diciembre, 72 personas de diferentes puntos de Cataluña -y algunas familias venidas desde Madrid- hicimos la ruta desde la casa de la Ribalera y la Espluga de las Vacas hasta las Masies de Nargó, pasando por el Picalt Roig, la Canal de la Jaça, la Casa de Aubenç y bajando por la cara norte de Aubenç.

En la casa de Aubenç, los amigos de Igualada -como ya es tradicional- nos obsequiaron con un magnífico arroz y más cosas.

Repuestos por el suculento almuerzo, fuimos todos a cantar unos Villancicos frente al Belén que colocamos el año pasado, obsequio del colegio La Vall y obra de la artista Imma Farrús, arquitecta.

El grupo mayoritario lo constituyeron las familias Jaureguízar-Gratacós, que vinieron de Madrid expresamente para este evento. Les acompañaron sus padres y hermanos de Barcelona con sus respectivas familias. No faltaron las familias de los Comella, Manich, Montserrat, Egido, . . . acompañados por sus hijos y amigos, venidos de Barcelona, Lleida, Manresa, Sant Cugat, Igualada, . . .

A continuación puedes ver tres vídeos de la Caminata:

– la subida a Aubenç por la cara Sur

– la bajada por la cara Norte

– el recorrido en Google earth


Salimos de Oliana a las 10.30 horas. A las 11.30 llegamos a la casa de la Ribalera, a las 11.50 a la Espluga de las Vacas, a las 14.00 habíamos superado la Canal de la Jaça y a las 14.45 estábamos todos en la Casa de Aubenç, dispuestos a saborear el arroz que con tanta dedicación confeccionaron los amigos de Igualada.


Después de comer, cantamos villancicos delante del Belén y a las 15.45 horas bajamos hacia Les Masies de Nargó para llegar antes de que anocheciera.

La bajada la hicimos a través de antiguos caminos por los bosques de la cara norte de Aubenç, hasta llegar a Les Masies de Nargó hacia las 18.00 h, ya de noche.

El recorrido total fue de unos 12 Km, con un desnivel positivo de 550 metros y desnivel negativo de 890 metros, caminando unas 6 horas.

Una Caminata muy agradable por el día magnífico que tuvimos, el arroz, la compañía, los recuerdos sobre las expediciones de evasión a través de estas tierras en busca de la libertad.

Todo contribuyó a que los asistentes manifestaran abiertamente su satisfacción, con la ilusión de apuntarse a la Caminata de enero, que iremos desde el río de Sallent al río de Cabó, con parada en Fenollet para reponer fuerzas.