Hazte Voluntario

El sábado 8 de junio hicimos trabajos de reconocimiento del camino de bajada desde el Collado de Santa Fe hasta el río de Cabó.

Fuimos las siguientes personas:

Del Pujal de Cabó: Antoni Baraut padre e hijo, con tres de sus hijos (Toni, Rut e Isaac).

De Organyà: Mariano Carbonell,

De la Seu d’Urgell: William Díaz.

De Lleida: Pepe Martínez, Manel Salud y Josep Maria Vila. Ramon Camats vino desde Artesa de Segre.

De Barcelona: Jordi Pérez, José Juan Crespo y Jordi Piferrer.

En la comida que hicimos en casa de Antonio, del Pujal de Cabó, colaboraron activamente las dos esposas de los Antonios, que se llaman Carmen, y también una de las hijas, Judit.

En total fuimos 17 personas.

Se trataba de hacer un recorrido, con gente del territorio, por esta parte de la ruta para certificar que el camino que hacemos es correcto y también para ver qué puntos necesitan de alguna actuación posterior.

A las 10 de la mañana nos encontramos en la plaza de las Homilías de Organyà de donde salimos en tres coches TT hasta Coll Marí.

En este punto hicimos dos grupos que continuarían a pie por caminos diferentes:

1) unos subieron al Coll de Santa Fe para bajar por el Camino de Andorra señalizado con los colores azul y amarillo.

2) otro grupo bajó desde Coll Marí siguiendo la variante señalizada con redondas amarillas.

Nos encontramos ambos grupos en la zona donde hay unos charcos de agua por los jabalíes. Allí lo llaman «el ballador».

Continuamos todos juntos -siguiendo las marcas azules y amarillas- hasta la carretera de Cabó donde nos recogieron los TT para ir a comer a casa de Antonio Baraut, del Pujal de Cabó.

Reflexiones:

1) quisimos ir con gente de la zona para validar los dos trazados.

2) comprobamos el magnífico trabajo realizado por la gente de Girona.

3) una vez comprobado la validez de los dos trazados conviene ahora poner los postes y rótulos previstos y sobre todo limpiar con la desbrozadora todo el camino hasta el río de Cabó, a través de los terrenos y bosques de la Oliva de Cabó, una vez obtenido el permiso de paso.

Esto podrá ser el mes de julio o cuando les vaya bien al grupo de Girona, sabiendo además que nos podrán ayudar algunas personas del Valle de Cabó.

Todo ello ha supuesto una magnífica experiencia de colaboración con la gente del territorio.