Mejora paisajística en el Coll de Jou (Sant Julià de Lòria)

El Ministerio de Ordenamiento Territorial del Gobierno de Andorra promueve un proceso de participación ciudadana con el objetivo principal de que la ciudadanía se involucre en la decisión de una parte del presupuesto para el ejercicio del 2017.

Con este proceso participativo cualquier andorrano o residente podrá proponer un proyecto de mejora del territorio y podrá votar las propuestas que considere mejor.

Un grupo de personas de Andorra ha propuesto la construcción de un monumento que recuerde las personas que -debido a la intolerancia de otros- hayan tenido que marchar de su tierra de origen y emigrar a otras tierras a través de Andorra, perseguidos a causa de su raza, sus creencias religiosas o sus ideas políticas o culturales.

El monumento se situará en el Coll de Jou, la Margineda-Sant Julià de Lòria, y tiene como título: Monument al Coll de Jou, clasificado con el no 26.

Consiste en un espacio de memoria histórica –un Faro de la Libertad– que sea como un símbolo, un reclamo, una luz, que recuerde los valores relacionados con la libertad, al mismo tiempo que la generosa aportación de los andorranos en la acogida de todos aquellos que fueron perseguidos por ideologías totalitarias que niegan la libertad de pensamiento y la convivencia fraternal entre todos los hombres, con una flagrante violación de los derechos humanos.

Se ha elegido el Coll de Jou porque al llegar a este punto muchos expedicionarios, a la vista de Sant Julià, expresaban su inmenso gozo por la certeza de que ciertamente habían alcanzado la libertad tan anhelada.

– Así lo comenta un fugitivo de una numerosa expedición de evasión, cuando en diciembre de 1937 -llegando hacia las 8 de la mañana en el Coll de Jou- vio Sant Julià de Lòria en el fondo del Valle del Valira. Escribió:

Al amanecer, la contemplación del apacible pueblecito de Sant Juliá nos hizo acabar de comprender que había terminado la prolongada pesadilla del paso de los Pirineos: que finalmente éramos libres.

– Un fugitivo judío, Frank Gluck, escribe en diciembre de 1942:

Al amanecer del 31 de diciembre de 1942, vimos, finalmente, las primeras casas del Principado de Andorra.

La patrona del campesino, abriéndonos la puerta, lanzó un grito de terror viéndonos en aquel estado. Recuerdo que nos condujo cerca de un fuego de chimenea donde nos quitaron los pasamontañas, nuestras tres cazadoras y nuestras botas, que se habían transformado en carcasas.

– Y otro, Josep Rossinyol, el 14 de febrero de 1938:

Llegué a la vista de un pueblo que después comprobé que era Sant Julià de Lòria. Me acerqué al pueblo sin pensar en otra cosa que en encontrar un sitio donde pudiera tomar algo, porque no podía más.

No habría andado dos pasos cuando —mi primer encuentro con la hospitalidad andorrana— una señora que salía de una panadería, al verme en aquel estado se llevó las manos a la cabeza y exclamó apenada:

— ¡Pobre hijo mío! Ven y entra aquí a calentarte y comer algo.

Descripción del proyecto

Se trata de construir una estructura hecha con vigas de madera negra en forma de cueva o refugio de montaña que simboliza un lugar de escondite previo al paso de frontera para alcanzar la libertad en tierra andorrana.

Los muros que rodean el refugio son de pared seca con piedra local, con inscripciones en bajo relieve y también en lenguaje braille.

El foso de agua significa los ríos que tuvieron que atravesar en su camino hacia la libertad.

La escultura que acompaña la obra arquitectónica simboliza un hombre o una mujer rodeado de elementos florales, bosques, piedras, etc, que significa las dificultades de las personas que atravesaban bosques, ríos y montañas hasta llegar a Andorra.

A la salida del refugio tenemos un mirador desde donde se ve el pueblo de Sant Julià de Lòria, que para los fugitivos significaba la salvación.

Todo ello quedará enmarcado en una nueva urbanización que mejorará esta zona de Coll de Jou.

Será un espacio-mirador que atraerá visitantes interesados ​​en los caminos de libertad y servirá para tener encuentros internacionales en memoria de los fugitivos de todo el mundo perseguidos por ideologías totalitarias.

El proyecto arquitectónico es obra de Andrea Migliarese, arquitecto de Milán (Italia), y la escultura es obra de Javier Torras, escultor de Barcelona.

Adjuntamos unas fotografías que muestran la solución adoptada.

Nota importante

Ya que esta iniciativa andorrana está de acuerdo con los principios que promueve nuestra asociación, pedimos que si se conoce a personas andorranas u otras que residan en Andorra, se les haga llegar esta información para que voten el proyecto 26. Monument al Coll de Jou (Margineda- Sant Julià de Lòria).

Es un tema importante porque el Gobierno de Andorra subvenciona hasta 200.000 € el proyecto ganador.

Para votar hay que entrar en: www.pressupostparticipatiu.ad y clicar VOTAR.

La fecha final de votación es el 9 de junio.