Una aventura familiar muy recomendable

El fin de semana del 23 y 24 de octubre un grupo de familias del colegio Canigó decidimos ir a descubrir Pallerols. El plan era que varios padres pasáramos la noche en la rectoría con nuestras hijas. Sería una aventura.

Por la tarde del sábado 23, llegamos a Organyà para asistir a la misa de 7. Terminada la misa, diferentes personas de la parroquia nos acogieron muy bien y nos contaron cosas del pueblo y cómo no de las famosas Homilías.

Desde allí fuimos hacia la rectoría de Pallerols para cenar y dormir. Las hijas escogieron para dormir el altillo del refugio y los padres ocupamos otras zonas de la rectoría. Una vez instalados, Màrius y Manel nos hicieron una cena con sopa y butifarras que hicieron las delicias de todos, mientras que Carlos y Javier ayudaban en todo lo demás.

Al día siguiente nos levantamos temprano y algunos de los madrugadores, que salieron a correr, vieron tres rebecos cerca de la cabaña de San Rafael. Después tuvimos un buen desayuno y al terminar, Ramon Camats nos hizo una magnífica explicación de toda la historia de Pallerols, que gustó mucho.

Mientras esperábamos que llegaran el resto de las familias, aprovechamos para subir hasta la cabaña de San Rafael y realizar una excursión circular llegando de vuelta a la rectoría.

Ya todos reunidos, padres, madres, hijas y algún hijo, hicimos una comida de picnic en la que hubo competición de empanadas: gallegas contra venezolanas. Ambas estaban deliciosas.

Ya que estábamos en el mes de octubre, terminamos el día rezando el rosario dentro de la iglesia de Pallerols, ante la imagen de la Virgen del Rosario, ofreciéndolo para todas las familias del colegio.

Estábamos tan bien en Pallerols que se nos hacía difícil irse, pero como ya era tarde no había más remedio que volver a Barcelona, ​​sin embargo con el firme propósito de volver pronto con otras familias de Canigó.

¡Un fin de semana familiar, muy recomendable!