Remontando los ríos de Castellbò y de Aravell

A las 10 de la mañana del pasado 13 de marzo nos encontramos 11 caminantes cerca de Noves de Segre para iniciar la Caminata hasta Bellestar siguiendo el mismo itinerario que durante la noche del 30 de noviembre al 1 de diciembre de 1937, hizo la expedición en la que iba San Josemaría, en su camino hacia Andorra.

Los caminantes fuimos los siguientes: José García con su esposa María Ángeles Arevalillo y su hijo Javier, Joaquim Manich y su esposa Montserrat Gallemí, Jordi Pérez, Enrique Tormo, Mn. Norbert Estarriol, Javier Gutiérrez, Ignasi Forcada y Jordi Piferrer.

Un grupo de 22 personas de Igualada hicieron la mitad del recorrido, remontando los ríos de Castellbò y de Aravell, a través de los puentes que ellos mismos habían construido hacía dos años. Estas personas fueron: Eduard Nafría y 2 hijos (Oriol y Marc), Mateo Toledo y 2 hijos (Oscar y Raúl), Daniel Macià e hijo (Albert), Juan Soto e hijo (Diego), Josep Lluís Ricart e hijo (Jaume), Pedro Vizuete y su esposa, Conchita, e hijo (Rafa), Doroteo Borrega y nieto (Joan), Manel Feliu, Manel Duarte, August Brossa, Francesc Valls, José Ma Durán, Daniel Josep Marmelada, Ricard Prat i Octavio Rico. Algunos de los chicos de Igualada hicieron una parte del camino en BTT, por dentro de los ríos.

En Bellestar nos encontramos los dos grupos y allí los de Igualada, pero sobretodo los dos Manolos y Mateo, prepararon un magnífico arroz. En total fuimos 36 personas.

Se preveía un día muy frío, que hizo asustar a algunas personas, pero finalmente hizo un sol radiante que facilitó la Caminata.

Caminamos un total de 4 horas a través del valle del río Segre y remontando sus afluentes, los ríos de Castellbò y de Aravell. Esta Caminata nos permitió revivir una vez más la fatigosa marcha a través de estos ríos, siguiendo la expedición de 1937. Una ruta llena de dificultades y angustias.

Como pequeña muestra de estas dificultades, adjuntamos la breve descripción que hace de este tramo uno de los expedicionarios del año 1937, Manuel Sainz de los Terreros. En un pequeño bloc escribe sus impresiones de esta jornada (noche del 30.11.37 y madrugada del 1.12.37):

Salida a las 5 y llegada al bosque espeso a las 6 y media.- Mis rodillas fatal.- Uña del pie arrancada.- Por valle vadeando el río unas 20 veces.- Muy largo y pies mojados todo el camino.- Muy sucios sin lavar ni tocar ropa.- 6 días.- Comer sólo un pedacito queso e ídem chorizo con pan.- Por no poder salir de agujero no duermo (falta sitio) y mucho frío.