Asistieron unas 40 personas procedentes de Andorra, Lleida, Barcelona, Badalona, Londres, Málaga, Suecia y Singapur

El sábado 8 de julio celebramos el tradicional «Aplec de Sant Josepmaria» en Sant Julià de Lòria (Andorra).

A las 10 de la mañana, Jordi Pérez y Octavi Quintana se encontraron en el pueblo de Argolell y en poco más de una hora hicieron la subida hasta la Borda del Gastó pasando por el Mas d’Alins.

Hacia las 10:30 llegaron a la Borda del Gastó el matrimonio Alfons Clavera y Carme Torcuato con todas las provisiones para hacer un buen tentempié, trayendo fruta y bebidas a raudales: melocotones, albaricoques, ciruelas, coca-cola, cerveza, limonada, tomates, aceite, aceitunas y patatas fritas; cubitos de hielo, platos y vasos de plástico, servilletas, etc. A la misma hora llegó también Jordi Piferrer con la llave de la Borda que nos había dejado el amigo Carles Àlvarez Marfany y con un excelente muestrario de embutidos que como cada año nos obsequia otro buen amigo andorrano, Marc Pintat. Acompañaban a Jordi Piferrer, Floro Ysern (un eminente fotógrafo dispuesto a hacer un buen reportaje fotográfico) y Philip Groves, que bajó desde Londres. También llegaron los leridanos Paco Penella y Josep Maria Vila, dispuestos a colaborar -como siempre- en lo que haga falta. Poco después Octavio Rico llegó con el pan, obsequio del horno Ubach, de Organyà.

Hacia las 11:45 llegó el grupo de unos 20 chicos que durante 5 días han estado caminando desde Pallerols de Rialb, siguiendo el Camino de Andorra que hizo San Josemaría en 1937. La noticia de esta caminata la podréis seguir cuando la publiquemos dentro de una semana.

Poco a poco iban llegando otros amigos que se añadían al Aplec de este año: el matrimonio residente en Andorra, John (de Suecia) y Catherine (de Singapur).

A las 12 en punto llegó también el matrimonio andorrano Joan Lluís Ayala y Anna Campoy haciendo a pie el camino que sube desde Sant Julià de Lòria pasando por Fontaneda.

De Badalona vinieron José Juan Crespo y Adolfo Ortega.

Desde Lleida, llegaron Mn. Xavier Pont, que después celebró la misa en la iglesia de Sant Julià de Lòria; poco después llegó Lluís Cots y en la celebración de la Eucaristía estuvo también presente Josep Maria Panadès.

A las 12 rezamos el ángelus y seguidamente empezamos a comer el pan con tomate y los embutidos, con los refrescantes líquidos que habíamos subido y la fruta; todo ello tan necesario para reponer las fuerzas de todos los caminantes.

Hacia las 12:45 hicimos una pequeña tertulia con preguntas y aclaraciones sobre la expedición de san Josemaría en el año 1937, y después de recoger y dejar bien limpia la Borda que tan amablemente nos había dejado Carlos, bajamos en coches hacia la iglesia de Sant Julià de Lòria.

A las 13:40 Mn. Xavier empezó la celebración de la Eucaristía con la misa propia de san Josemaría, terminando con la veneración de las reliquias del santo.

Finamente, después de la acción de gracias y las fotos de grupos junto a la estatua de san Josemaría que hay en la iglesia, fuimos a comer a diferentes lugares: la gente joven en un McDonald’s de Sant Julià, otros se marcharon a su casa de Andorra y otros en el jardín del Hotel Sol-Park donde acabamos de comer todo lo que había sobrado del tentempié de la mañana.

Por el éxito del Aplec, debemos agradecer especialmente las aportaciones generosas de la gente de Andorra: Marc Pintat, Carles Álvarez Marfany, Mn. Pepe Chisvert párroco de la iglesia de San Julián de Loria, Cristina Ribot que nos preparó todo lo necesario para la celebración de la Eucaristía, Isidro encargado del Hotel Sol-Park y los integrantes de la Asociación de Amigos del Camino de Andorra con su secretaria Carme Torcuato que lo ha organizado todo y la tesorera Míriam Monferrer que puso las flores en la iglesia.

Un año más, un día festivo y lleno de alegría conmemorando la fiesta de san Josemaría -que fue el pasado 26 de junio- y recordando su paso por las tierras andorranas hará ahora 86 años.