Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Noticias > 3ª Jornada de Caminos de Libertad a través de los Pirineos. Lleida, 20 de noviembre de 2009
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible
 
3ª Jornada de Caminos de Libertad a través de los Pirineos. Lleida, 20 de noviembre de 2009  Jornadas i Estudis    
El precio de la libertad en Europa: 1936-1990    

insertar comentariosinsertar comentarios
ver comentariosver comentarios (1)

imagen1
     
Conferencia de Ricart Estarriol y aspecto de la sala      

 

El Auditori d'Estudis Ilerdencs acogió el pasado día 20 de noviembre la "3ª Jornada de Caminos de Libertad a través de los Pirineos", organizada por la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra, y a la que asistieron más de sesenta personas.

Expertos internacionales debatieron sobre la lucha por la libertad a lo largo del siglo XX. El título de la Jornada era "El precio de la libertad en Europa: 1936-1990" y consistió en una reflexión y homenaje a las víctimas de las represiones que hubo en Europa desde el año 1936, con el inicio de la Guerra Civil Española, hasta el año 1990, con la caía del Muro de Berlín.

Con estas jornadas la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra se propone rememorar a todos los que -por motivos de conciencia- tuvieron que huir  por las montañas de los Pirineos, con el objetivo de que este recuerdo nos lleve a respetar a todos en su libertad, y a fomentar la paz y la convivencia entre todas las personas por encima de las diferencias que pueda haber de ideología, raza, religión, lengua, país y tradiciones.

Abrió el acto el alcalde de Lleida, Àngel Ros y fue presentado por Antoni Cucurull, de la Asociación organizadora. El periodista Ricard Estarriol, que vino especialmente desde Viena donde reside desde hace 50 años, trató -como testigo histórico de primera mano- la lucha por la libertad de conciencia de los pueblos de la Europa del Este. En su opinión, la búsqueda de la libertad fue unida al reencuentro de las raíces cristianas de Europa. En este sentido destacó el papel que tuvieron en este proceso el Concilio Vaticano II y el mensaje de libertad difundido por personalidades de la Iglesia, como Juan Pablo II y el mismo san Josemaría.

La segunda parte del acto consistió en una mesa redonda presentada por Jordi Piferrer, secretario de la Asociación, con la intervención de cuatro ponentes: El escritor Jordi Albertí recordó las víctimas de la persecución religiosa de los años 30 en España. El periodista y escritor Daniel Arasa tuvo un recuerdo para los reprimidos por el franquismo en la inmediata posguerra. El historiador de la Universitat de Lleida, Josep Calvet, se ocupó de los cerca de 20.000 judíos que intentaron buscar la libertad a través de los Pirineos durante la Segunda Guerra Mundial. Por último, Claude Benet describió el papel de Andorra como refugio y escapatoria para pilotos aliados durante este mismo conflicto bélico.

 

A continuación adjuntamos un resumen de las intervenciones de los ponentes.

 

Comenzó el acto Albert Turull, director del Institut d'Estudis Ilerdencs, dando la bienvenida a la sede del Instituto y congratulándose con este tipo de Jornadas a favor de la libertad.

 

A continuación, el alcalde de Lleida, Àngel Ros, dio la bienvenida a la ciudad de Lleida y animó a los organizadores a continuar con la difusión de este espíritu de libertad y a fomentar el contacto con la naturaleza, porque, en su opinión, "la naturaleza ayuda a buscar la trascendencia". "Este camino que estáis recuperando fue relevante para san Josemaría y lo será para todos los que acudan con un espíritu abierto", añadió.

 

Antoni Cucurull, en representación de la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra, presentó el acto con unas palabras de agradecimiento a las autoridades presentes y a todos los ponentes por el esfuerzo al acudir a esta 3ª Jornada. Explicó brevemente el objeto de la Asociación, organizadora del acto, que consiste fundamentalmente en la recuperación de un camino de libertad y de todo lo que encontramos a lo largo de este camino, con sus circunstancias históricas, remarcando las ideas de libertad, paz y convivencia, que formaron parte importante de la predicación y vida de san Josemaría Escrivá de Balaguer, que lo recorrió en otoño de 1937. Finalizó sus palabras de presentación con un resumen de las Jornadas anteriores y una descripción de esta 3ª Jornada.

 

La conferencia de Ricard Estarriol la podemos resumir con las siguientes palabras:

 

La caída del Muro y los caminos de libertad en el Este de Europa

 

La caída del Muro de Berlín, que hemos conmemorado por vigésima vez hace unos días, ha sido uno de los últimos caminos de libertad que se han abierto en Europa. En realidad el Muro comenzó a caer el 8 de mayo de 1945, cuando el mariscal de campo Wilhelm Keitel firmó la capitulación de Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial.

 

El Muro fue la traca final, pero no la espoleta. Los 45 años que pasaron desde entonces fueron una revolución cíclica de los deseos de libertad de muchos pueblos que, en buena parte, habían pasado de una esclavitud a otra.

 

En este sentido el conferenciante puso de relieve que la definitiva caída del Muro comenzó cuando la Unión Soviética no intervino militarmente en el momento en que los rebeldes polacos de Gdansk comenzaron en 1980 una huelga que se extendió por todo Polonia y cuando diez años después los rusos se resignaron a aceptar un gobierno no comunista en el más importante de sus aliados del Pacto de Varsovia, en Polonia. La cadencia cíclica de revueltas (en junio de 1953 en Berlín, en junio de 1956 en Poznan/Polonia, en noviembre del mismo año en Budapest, en agosto de 1968 en Checoslovaquia y en diciembre de 1970 en Gdansk/Polonia) no se repitió.

 

En Yalta se habían fijado con precisión las líneas de demarcación entre los aliados occidentales y la Unión Soviética y las fronteras de los estados que quedaban bajo la esfera de influencia soviética. Pero desde el primer momento estaba claro que el reconocimiento oficial de las fronteras de la Segunda Guerra Mundial no sería fácil. Los aliados occidentales no estaban dispuestos a perpetuar la división de Alemania en beneficio de Rusia. Por tanto no hubo tratado de paz. El trauma de las fronteras seguras garantizadas por un tratado de paz continuaba siendo la constante de la política exterior soviética.

 

Los dirigentes soviéticos tenían que concentrar sus esfuerzos por mantener la unidad de su bloque y consolidar de alguna manera lo que podemos llamar crudamente "conquistas de guerra". En Occidente las cosas habían cambiado: los deseos de paz y reconciliación condujeron a la formación de lo que hoy llamamos Unión Europea. Los responsables de aquella política fueron casi todos políticos procedentes del sector cristiano europeo, como el ministro de asuntos exteriores francés Robert Schuman, el canciller alemán Konrad Adenauer y el ministro italiano Alcide de Gasperi.

 

El citado trauma de las fronteras y la carrera de armamentos fue lo que puso en movimiento una compleja operación soviética que desembocó en lo que inicialmente parecía una acción de propaganda, pero que fue lo que puso los cimientos políticos de la descomposición del bloque soviético: la Conferencia de Helsinki. El Acta de aquella Conferencia no fue un tratado de paz, sino una especia de calendario político que cada vez planteaba más problemas a los dirigentes de la URSS y sus aliados. En primer lugar, lo que hizo posible la aparición más o menos pública de algunos disidentes, como Sajarov en la URSS y Vaclav Havel en Checoslovaquia. En segundo lugar, fue inevitable que el segundo piso de la nomenclatura comunista que tenía más acceso que la población a aquel extraño diálogo internacional, comenzara a darse cuenta de que sin reformas de libertad los estados comunistas no tenían futuro. Uno de los representantes de esta nomenclatura mediana era entonces un funcionario de 44 años de edad llamado Mikhaïl Gorbachev.

 

La reacción del bloque soviético a este desarrollo era cada vez más desafortunada. La muerte de Bréjnev en 1984 tampoco facilitó las cosas: los "defensores de las esencias" en el Kremlin intentaron prolongar el inmovilismo, de forma que las cosas no comenzaron a cambiar hasta la elección de Gorbachev como jefe del partido en 1985.

 

En Occidente habían cambiado también muchas cosas. Según parece el Espíritu Santo quiso valerse precisamente del Cardenal de Viena, Franz König, como plataforma de lanzamiento de quien sería elegido por el consistorio de octubre de 1978 como Juan Pablo II. La idea de un Papa procedente de un país del "socialismo real" no había pasado ni por la mente de los dirigentes soviéticos.

 

Se puede decir que el camino de la libertad de 1989 pasó por cuatro personas: el Papa Juan Pablo II (1978), Solidarnosc (1980), Reagan (1981) y Gorbachev (1985).

 

Diez años duró la lucha de los polacos de "Solidarnosc" hasta que vieron la luz. Durante aquel tiempo el presidente americano Ronald Reagan desafió la potencia militar nuclear soviética y ganó. A continuación el nuevo dirigente soviético, Mikhaïl Gorbachev, comenzó su mandato con una reforma política y económica dentro de un marco ideológico muy reducido. Para sacar adelante a la Unión Soviética y para mantener el rango de potencia mundial era ineludible reformar el país. Pero ni siquiera a la palabra "reforma" se podía aludir. En vez de esto recurrió a dos eufemismos: "Perestroika" (reconstrucción) y "glasnost" (transparencia).

 

A partir de aquel momento la carrera de la transición es clara:

           

            Marzo de 1989: mesa redonda entre el gobierno y Solidarnosc en Polonia.

            Abril: Solidarnosc fue legalizado en Polonia.

            Junio: el exprimer ministro húngaro Imre Nagy, ejecutado por los soviéticos después de la represión de 1956, fue exhumado y rehabilitado.

            Junio: el partido comunista polaco perdió las primeras elecciones democráticas.

            Junio: el telón de acero comenzó a ser desmontado en la frontera de Austria con Hungría.

            Agosto: Mazowiecki formó el primer gobierno no comunista de Polonia.

            Agosto: la frontera húngaro-austriaca quedó abierta para todos los ciudadanos de la República Democrática Alemana que deseaban emigrar.

            Octubre: se disuelve el partido comunista húngaro.

            Noviembre: después de meses de demostraciones en diversas ciudades de la República Democrática Alemana, el nueve de noviembre cayó el Muro de Berlín.

            Noviembre: En Bulgaria, diez horas después de la caída del Muro en Berlín el comité central búlgaro cesó al dictador Shivkov.

            Noviembre: Después de prolongadas manifestaciones de protesta y a los quince días de la caída del Muro, la cúpula del partido comunista checoslovaco presentó la dimisión, el 24 de noviembre.

            Diciembre: las manifestaciones de protesta públicas de Rumanía se extendieron, el 22 de diciembre, a Bucarest.

            Diciembre: el día de Navidad el dictador rumano Ceausescu era ejecutado, pero las escaramuzas duraron algunos días.

            Diciembre: el escritor disidente Vaclav Havel, que dirigió las demostraciones, fue elegido el 28 de diciembre presidente de la República por la Cámara federal.

            1991: Como era previsible, la evolución en la URSS fue mucho más lenta. El partido comunista continuó en el poder hasta su disolución en verano de 1991 (el 22 de agosto), después de un fracasado golpe de estado contra Gorbachev. Finalmente el 8 de diciembre del mismo año dejó de existir la Unión Soviética.

 

*******

Esta Jornada está de alguna forma relacionada con el paso de los Pirineos que hizo san Josemaría el año 1937, siguiendo una ruta por la orilla del Segre buscando la libertad para poder difundir un mensaje de seguimiento de Cristo, dirigido a personas de todo el mundo, que el Concilio Ecuménico Vaticano II haría universal. Y he pensado que vale la pena acabar estas consideraciones  sobre la historia de la libertad recordando que ya en 1967 (en un momento en que apenas se vislumbraba ninguna luz en el horizonte político de la Europa del Este) San Josemaría animaba a sus hijos del Opus Dei a trabajar apostólicamente con personas del Este de Europa y, con sentido de realismo, les decía: "Ahora no es posible, pero antes o después los muros construidos con la violencia se derriban solos, como los de Jericó. Y tenemos que estar preparados para ese momento." Todo esto está muy relacionado con la rosa de Rialb y los sufrimientos que él y otros pasaron antes de conocer de manera clara la voluntad del Señor.

 

San Josemaría permaneció atento a todas las posibilidades apostólicas que se pudieran presentar. En noviembre de 1956 (represión soviética en Hungría) hablando con sus hijos en Roma daba a entender que, incluso allí donde hubiera persecución, del tipo que fuere, empezarían a entrar por todas las fronteras hombres y mujeres, profesores y periodistas y obreros y diplomáticos para hacer un buen servicio en aquellos paises. Es evidente que el santo Fundador se refería a la tarea apostólica personal que podrían llevar a cabo los católicos en países de dictadura comunista, siempre que su profesión lo hiciera posible y les diera las garantías necesarias. Y entre ellos habría lógicamente miembros del Opus Dei. Esto es lo que sucedió de manera progresiva a partir del incipiente deshielo que comenzó después de la muerte de Stalin (1953). Pero aquello no era un apostolado corporativo del Opus Dei, ni organizado, ni un apostolado secreto, sino precisamente todo lo contrario. Más aún: este apostolado llegaría a ser en muchos casos una forma muy eficiente para ayudar a las iglesias particulares: era aquel "buen servicio" del que hablaba san Josemaría.

   
     
Ir al texto  Ir al texto 
   
Bienvenida de Albert Turull, Director de l'Institut d'Estudis Ilerdencs
 - Bienvenida de Albert Turull, Director de l'Institut d'Estudis Ilerdencs
+ clic para ampliar
Ricart Estarriol, que dio la Conferencia inaugural
 - Ricart Estarriol, que dio la Conferencia inaugural
+ clic para ampliar
Jordi Albertí, durante la primera ponencia
 - Jordi Albertí, durante la primera ponencia
+ clic para ampliar
Josep Calvet, en la tercera ponencia
 - Josep Calvet, en la tercera ponencia
+ clic para ampliar
Ignasi Forcada clausuró la 3ª Jornada
 - Ignasi Forcada clausuró la 3ª Jornada
+ clic para ampliar
Palabras del alcalde de Lleida, Àngel Ros. A su izquierda Toni Cucurull que presentó la Jornada
 - Palabras del alcalde de Lleida, Àngel Ros. A su izquierda Toni Cucurull que presentó la Jornada
+ clic para ampliar
Jordi Piferrer, presenta la mesa redonda
 - Jordi Piferrer, presenta la mesa redonda
+ clic para ampliar
Daniel Arasa, dictó la segunda ponencia
 - Daniel Arasa, dictó la segunda ponencia
+ clic para ampliar
Claude Benet, cerró las ponencias de la mesa
 - Claude Benet, cerró las ponencias de la mesa
+ clic para ampliar
 
   

 

Después de unos breves minutos de descanso, empezó la mesa redonda.

 

Jordi Piferrer hizo la presentación con estas palabras:

Toni Cucurull me ha pedido si podía presentar y moderar esta mesa, y lo hago con mucho gusto por varias razones. En primer lugar, por la amistad que me une con todos los ponentes de la mesa, con alguno de ellos desde hace tiempo y, con otros, más recientemente. En segundo lugar por mi afición a la historia contemporánea de Cataluña y más en concreto al estudio de Caminos de libertad a través de los Pirineos, de cuyo estudio ellos son especialistas y yo un simple aprendiz. Y, finalmente, por mi condición de Secretario de la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra, me veo en la obligación de colaborar en alguna cosa, ya que el peso más importante lo ha llevado la gente de Lleida.

 

Ricard Estarriol acaba de decirnos que "la libertad acaba finalmente por imponerse siempre". Así lo hemos podido comprobar a lo largo de la historia. Todos los regímenes totalitarios que han existido y existirán -a pesar de la destrucción que dejan a su paso- finalmente pasan, ya que la libertad es algo substancial a la persona, forma parte esencial de su constitución, y por tanto es imposible someterla. Siempre reflotará con nueva fuerza, reclamando su esencialidad. Sólo hay una forma de aniquilar la libertad: destruyendo a la persona, aniquilándola. Pero, a pesar de todo, los que quedan reclaman con más fuerza su dignidad como persona y vuelven a renacer de nuevo.

 

¡100 millones de muertos!, dice George Steiner, pensador austríaco -judío-, en una conferencia en Holanda, en mayo de 2004, titulada "La idea de Europa". Éste ha sido el coste en vidas humanas en Europa desde 1914 a 1945 (¡en 30 años!) en guerras, hambre, enfermedades derivadas de la guerra, deportaciones, gulags, campos de concentración, masacres étnicas…, a causa de los sistemas totalitarios imperantes en el siglo pasado: marxismo libertario, comunismo, nazismo y todos sus derivados.

 

También estas ideologías totalitarias llegaron aquí, a Cataluña.

Nos proponemos en esta mesa repasar algunos aspectos de estas represiones que tan de cerca nos han tocado. Y lo haremos no con espíritu de venganza, o de recuerdos impregnados de odios, sino que queremos recordarlo  para no volver nunca más a estas situaciones de dolor, opresión, persecución, muerte… debidos a la intolerancia, al fanatismo, a la falta de respeto a la libertad de los demás por cuestiones de pensamiento, tradición, raza, religión, lengua o nación.

 

Lo haremos con historias bien concretas y conducidos por cuatro expertos:

 

En primer lugar, hablará Jordi Albertí, que tratará el tema de las represiones en Cataluña durante la etapa republicana hasta la Guerra Civil Española de 1936 a 1939.

Después, Daniel Arasa nos hablará de otra represión: la de los vencedores de la Guerra Civil; el franquismo de los años 1939 en adelante.

Josep Calvet nos hará revivir las dolorosas experiencias de los que tuvieron que huir del Sur de Francia durante la ocupación nazi de los años 1942-1944.

Y finalmente, Claude Benet nos contará las vivencias de los andorranos también en estos años de ocupación nazi del Sur de Francia.

 

                                  La ponencia de Jordi Albertí:

 

Esta ponencia intenta iluminar sobre el cómo y el porqué se produjo el estallido de violencia anticlerical, durante la Guerra Civil en Cataluña, en el mismo momento de la neutralización de la sublevación militar contra el gobierno legítimo de la república. Estudios anteriores ya habían dado a conocer los datos de la represión de la retaguardia republicana en Cataluña. Más de 2500 eclesiásticos fueron asesinados en los primeros seis meses, entre julio y diciembre de 1936. Esta cifra representa un tercio del censo eclesiástico, un porcentaje muy elevado que adquiere todavía más relieve si se tiene en cuenta que la persecución iba dirigida a la totalidad de sacerdotes y religiosos y, más grave todavía, a todas aquellas personas que no habían querido renunciar a las prácticas religiosas tradicionales, sobre todo a aquellas que participaban activamente en movimientos o asociaciones de carácter pastoral como es el caso de los miembros de la Federació de Joves Cristians de Catalunya.

 

Hacía falta, a mi entender, ordenar muchos datos y documentos, ver los antecedentes del anticlericalismo y elaborar una hipótesis interpretativa de los hechos.

Estudiar los antecedentes me ha llevado a repasar la historia del siglo XIX y del primer tercio del siglo XX siguiendo el hilo de las relaciones entre la iglesia y la sociedad.

La ideología subyacente en el carlismo que consideraba errónea cualquier concepción no divina de la autoridad generó en su momento un rechazo a la iglesia que, en términos generales, la apoyaba. Las bullangas de 1835 con acontecimientos muy violentos en Reus y Barcelona son el episodio más remarcable de este divorcio social y el inicio de una estigmatización creciente de la actividad religiosa, ya sea de carácter litúrgico como pastoral. De otra manera, la Semana Trágica de 1909 representó un escalón más en el proceso de focalización de la iglesia como responsable de la injusticia social. Ni el compromiso de la iglesia catalana con el proceso del renacimiento cultural y -en cierta manera- político, ni la unidad política del catalanismo en el movimiento de Solidaritat Catalana no evitaron que el anarquismo gozara paradójicamente de buena prensa y, sobre todo, que la fuerza numérica de la CNT comportara un cierto vasallaje ideológico de los partidos políticos considerados de izquierdas y de los republicanos.

En el periodo que va de 1909 a la proclamación de la República las ideas anticlericales enraizaron en profundidad en amplias capas de la población. Los sindicatos y los partidos de izquierda, con el apoyo de buena parte de la prensa y de la intelectualidad, las asumieron de tal manera que muy a menudo se identificaba el anticlericalismo como un valor republicano. Esta simplificación tuvo graves consecuencias ya que puso la cuestión religiosa en el ojo del huracán a la hora de debatir la constitución republicana de 1931. La radicalización en el proceso parlamentario sirvió de coartada a los sectores más integristas de la iglesia por rechazar frontalmente a los primeros gobiernos republicanos y permitió a la vez que pasara a ser un instrumento dentro de la estrategia de los grupos anarquistas, para poner en práctica de entrada muchas "insurrecciones pendulares" y, después, su tentativa de implantar una revolución libertaria; es decir, conseguir la "idea" que propugnaban.

A mi entender, por tanto, hay que considerar que en el momento de la proclamación de la república el anticlericalismo deja de ser una corriente de opinión, que en manos de la demagogia populista -por ejemplo de la etapa juvenil de Alejandro Lerroux- había ocasionado incidentes puntuales, para convertirse en un arma en manos de los defensores más radicales del comunismo libertario.

La ponencia resigue en paralelo la evolución de la iglesia catalana y española con el proceso político general y con la propagación del anarquismo. Es muy importante descubrir que en el congreso de la FAI de octubre de 1933, a propuesta de la delegación catalana, se aprueba una resolución que prevé no solo el armamento de sus militantes sino también el adoctrinamiento, la formación de células y, lo que es más importante, el acuerdo estratégico de ser capaces de aprovechar el caos que se originará cuando se produzca un golpe de fuerza contra la república, de ser capaces -dicen ellos- de hacer productivo, desde el punto de mira de los objetivos libertarios, el estado sicológico de choque que se producirá entre las masas. A la vista de estas resoluciones es fácil entender que incluso antes de haber acabado de neutralizar la sublevación militar del 18 de julio de 1936 las milicias anarquistas asalten los cuarteles donde estaban los depósitos de armamento y que comiencen de una forma simultánea la quema de iglesias y los asesinatos de religiosos y creyentes.

Digo que es fácil de entender porque, desde un punto de vista estratégico, la iglesia era de los tres "enemigos del pueblo" (clericalismo, capitalismo y militarismo) el más indefenso, el más simbólico y el más extendido geográficamente Para el núcleo duro del pensamiento ácrata había de ser, pues, el primer y principal objetivo. La revolución ácrata no pretendía sólo un cambio de modelo económico sino también social e ideológico. La iglesia representaba y defendía unos valores éticos incompatibles con los postulados del comunismo libertario. Demoler una iglesia era devolver al "pueblo" la libertad de poseer su retorno a su vez sin herencias arquitectónicas que percibían como símbolo de la esclavitud a que la iglesia había sometido a las clases populares; quemar las imágenes era una transgresión iconoclasta liberadora; desnudar, vejar y torturar a un sacerdote tenía que servir de rechazo para despertar las auténticas conciencias "dormidas"…

Es verdad, entonces, que hubo caos y desconcierto después del 18 de julio y que la forma concreta en que se produjo cada asesinato puede ser el resultado del azar, de la manera de comportarse de cada miliciano o de cada comité, pero también lo es que las células de la FAI -que controlaron desde el primer momento el Comité de Milicias Antifascistas de Cataluña- seguían un plan estratégico previsto con antelación.

Este hecho se puede observar no sólo por las actas congresuales y por la existencia listas y de órdenes concretas, sino también porque después de repasar cada una de las más de dos mil crónicas de las víctimas eclesiásticas se puede observar en ellas la existencia de consignas, especialmente de dos: la edad era considerada un agravante y los méritos personales también. Dicho de otra manera, las razones para matar a un sacerdote aumentaban con su edad, ya que cuanto más anciano era más años había estado "oprimiendo" a sus fieles, y también aumentaban con la bondad de sus actos, ya que cuantos más beneficios sociales se hubieran derivado de su acción pastoral más se había desdibujado la maldad intrínseca de la iglesia, lo que representaba un freno al despertar de las conciencias revolucionarias que vivían aletargadas en las clases populares.

La "lógica" del terror, por tanto, se impuso a lo largo de los primeros seis meses de la guerra. A lo largo de este tiempo, en la retaguardia se vivió otra guerra con víctimas tan inocentes como las de los bombardeos sobre pueblos y ciudades. Hay pues que recuperar la memoria de aquellos hechos para tener una visión completa de la historia.

Los partidos que formaban el Frente de Izquierdas fueron incapaces de evitar aquella tragedia. A mi entender, sin embargo y después de analizar numerosas declaraciones de políticos que tenían responsabilidades de gobierno, la incapacidad procedía más de una cierta complicidad que no de una imposibilidad real de carácter militar o judicial. Cuando digo "cierta complicidad" lo hago convencido de que en muchos casos se trataba más de una inercia ideológica que no de una aprobación del comportamiento de las milicias, de las patrullas de control o de los tribunales populares. La comunión intelectual con el anticlericalismo impidió que muchas autoridades no supieran reaccionar con contundencia ante la evidencia de los hechos. Esto no les justifica sino que, por lo menos, los hace cómplices por cobardía. La actitud decidida de más de un alcalde de izquierdas impidió la acción criminal de los comités en pueblos determinados. Este es otro hecho que desmiente el tópico de los "incontrolados". También el presidente Companys ganó la partida a la FAI a la hora de defender la vida de un hijo de un alto magistrado. Este es otro hecho que contradice frontalmente a la idea de que fue imposible por parte de las autoridades de controlar los acontecimientos.

Los hechos de mayo de 1937 representaron entre otras muchas cosas la plasmación del fracaso en el intento de la CNT-FAI -en colaboración del POUM- de poner en marcha la pretendida revolución libertaria. A partir de aquella fecha, las dificultades a la hora de normalizar la práctica religiosa continuaron existiendo pero, a pesar del goteo de víctimas y algún episodio trágico como el del Santuario del Collell, al final de la guerra, ya no se puede hablar en sentido estricto de "persecución". De todas maneras, las gestiones hechas a lo largo de 1937 y 1938 para normalizar, en la medida de lo posible, la acción pastoral y litúrgica, resultaron infructuosas.

En mi libro El silenci de les campanes cito unas palabras del obispo de Camprodon que pueden servir como final de esta ponencia: "Es tremendamente vergonzoso -escribía el prelado gerundense el año 1991- para un pueblo que se vanagloria de abierto, culto, demócrata y liberal […] haber llegado tan bajo. […] Todos fuimos derrotados […]

Aquí se impone pedir perdón […] La confesión de las culpas es signo de salud de espíritu […]

El servicio profético que a su hora cumplieron nuestros sacerdotes y tantos otros cristianos, religiosos y laicos, nos toca continuarlo hoy con un profetismo de comunión que fluya del amor gratuito […]"

 

 

            Adjuntamos a continuación la ponencia de Daniel Arasa:

 

En todo lo referente a la Guerra Civil y la represión hay que desterrar la idea de buenos y malos. Unos y otros cometieron enormes barbaridades. Ir con una idea maniquea es equivocarse.

Por este motivo rechazo lo que hacía el franquismo: presentarse ellos como los buenos y, ellos solos como buenos, y los otros nefastos. Pero el otro bando ha hecho exactamente lo mismo. En este sentido hay un aspecto a criticar en todas estas iniciativas de la Memoria Histórica y Memoria Democrática, y es que son sectarias. No estoy contra la Historia, ni contra la Memoria (la cantidad de libros publicados lo justifican), pero sí contra el sectarismo, venga de donde venga.

Un intento de cualquier persona que quiera ser honesta es buscar la verdad. En el caso de la Historia también. Nos podemos equivocar, pero lo que no es correcto ni digno es querer tergiversar. Hay quien reescribe la Historia, no con el intento de corregir errores producidos anteriormente, sino para cambiarla en función de intereses o de ideas preconcebidas.

Ya en referencia directa a la ponencia que me han pedido: desde el principio hay que dejar claro que la reprensión franquista fue terrible. Entendemos por franquismo todo lo que pudiera representar el bando nacional, aunque en el primer momento no se podía llamar franquista porque aún Franco no había sido elevado al máximo gobierno en todos los ámbitos: militar, político, de partido y jefe del Estado.

La gente de izquierdas, los militares que no se sublevaron, fueron sometidos durante la guerra y la posguerra a una gran persecución. Lo mismo que pasaba en el bando republicano, con los sacerdotes, religiosos, gente de derechas o católicos y, en general, con la gente de pensamiento contrario.

Además de las muertes y los asesinatos durante la guerra, en la posguerra faltó mucha magnanimidad y sentido del perdón. Se quiso hacer no sólo justicia, sino venganza. Eliminar a todo aquel que no pensara como los vencedores, también a aquellos que no habían cometido ningún delito de sangre.

Si se presentaban como personas cristianas, católicas, lo que había que practicar en primer lugar era el perdón. Y no fue así.

 

   - Muertes por la represión en Cataluña: 8.300 las cometieron los republicanos; 3.200 los franquistas. Queda claro que estos no mataron a más porque la mayoría de los enemigos habían huido a Francia.

 

A nivel de toda España, no está tan claro el número de reprimidos. Últimamente es están descubriendo nuevas fosas. Son decenas de millares. Pero tampoco es verdad cuando se habla de centenares de millares. Además, a veces obren fosas y las atribuyen a la represión franquista y, en realidad, eran soldados de la guerra (por ejemplo cerca de un hospital de campaña).

Muchas de las sentencias de los consejos de guerra estaban predeterminadas. Se "fabricaron" pruebas falsas en muchos casos. O, en otras, la sentencia estaba dictada (caso de Companys).

Incluso se produjo una falacia que llevó a la muerte o a la prisión: se trataba de gente que se había ido a Francia, por si acaso y que, cuando volvieron -porque se decía que quien no tuviera delitos de sangre no había de temer nada-, acabaron en la prisión; algunos fueron fusilados y muchos tuvieron que repetir el Servicio Militar, además muchos quedaron de por vida como "desafectos al Régimen".

Los primeros años de posguerra fueron terribles en la represión. Centenares de miles de personas pasaron por las prisiones, y decenas de miles fueron ejecutadas. En muchos casos se podría hablar de asesinato.

El alejamiento de la Guerra Civil y el cambio de signo en la Segunda Guerra Mundial, en la que iban perdiendo los alemanes e italianos, hizo aflojar la represión, que prácticamente desaparecería unos años más tarde. El "Régimen" se quiso congraciar con los americanos y británicos.

En el último libro que he publicado, "Católicos del bando rojo", muestro un aspecto de la represión franquista que no se había abordado: la de católicos que fueron fieles al bando de la República y que, en algunos casos, fueron represaliados, en otros murieron en la guerra, y otros se exiliaron. Y era gente, en la mayoría de los casos, profundamente católica, de gran fidelidad. Anteriormente en el libro "Entre la Cruz y la República", sobre la vida del general Escobar, me referí a un personaje que expresaba sus creencias abiertamente. No se libraron por ser católicos.

La represión fue acompañada de falta de libertad. Los primeros años del franquismo fueron de claro amordazamiento de las libertades: la de opinión, de expresión, de manifestación y de prensa.

En el caso de la prensa, está la ley de 1938 de claro signo fascista, que además estaba marcada por una situación de guerra. En teoría era provisional, pero se alargó hasta el año 1966, con la ley de Fraga. Ahora parece poca cosa, pero en aquel momento fue un paso muy importante.

La libertad es un agujero negro del franquismo. Faltó libertad. Pero hay que ser también honestos. Cuando oigo hablar hoy del franquismo, en la mayor parte de los casos se hace o con desconocimiento o con sectarismo. Creo que sería más justo hablar de franquismos que de franquismo. Hay que ser honesto. En la segunda parte del franquismo el nivel de libertad era bastante alto. Ya sé que esta afirmación sorprende, que no es políticamente correcta, porque lo que toca, lo que dice quien dirige el país, es que hay que abominar de todo lo que sea de aquella etapa. Se puede rechazar. Yo rechazo el franquismo. Pero esto no tiene que quitar honradez, decir la verdad, y esta es que a partir de los años 60 cualquiera que sea honesto puede reconocer que la gente expresaba críticas abiertamente y, en la mayor parte de los casos, no le pasaba nada (sobre todo si no ponía en peligro el sistema)

Eso sí, había los "ramalazos", que de pronto producían un endurecimiento, a veces porque un gobernador civil quería mostrar dureza. Incluso porque semanas antes de la muerte del general Franco hubo fusilamientos de gente de ETA y del FRAP. Hubo avances y retrocesos.

El cambio se produjo sobre todo a partir de 1959, con los tecnócratas, el Plan de Estabilización… que, aunque al principio la obertura era económica y no política, contribuyó a un cierto pluralismo. Aumentó la tolerancia. Evidentemente no era ni mucho menos la democracia, pero sí un ambiente mucho más abierto que antes.

Cuando se llegó a la democracia la prensa ya estaba bastante acostumbrada a ser un "parlamento de papel".

Querría concluir señalando, sintetizando, que durante el franquismo hubo una gran represión durante los primeros años, que faltó generosidad y perdón, pero también que es de justicia decir que hubo una evolución, y que el franquismo de los años 70 se parecía muy poco al de los años 40.

 

 

          La ponencia de Josep Calvet fue: La represión nazi al Sur de Francia, 1942-1944

 

Entre 1939 y 1944 alrededor de 80.000 personas atravesaron los Pirineos en dirección a España huyendo de la Europa ocupada por los nazis. De éstos, unos 55.000 fueron detenidos por las autoridades españolas.

Uno de los grupos más numerosos de cuantos llegaron a España fueron los judíos que huían de la persecución y del Holocausto posterior, para desplazarse desde aquí a un destino seguro, lejos de la guerra y de la barbarie. Los estudios conocidos hasta ahora afirmaban que fueron salvados porque España, a pesar de su amistad con Alemania, no les prohibió la entrada en el país.

Mis investigaciones constatan que la posición del gobierno español no fue tan amistosa como siempre se ha mantenido. Para argumentarlo hay que tener en consideración aspectos como la política de expulsiones que hará que centenares de judíos fueran devueltos a Francia, la separación de las familias en distintos centros penitenciarios, el internamiento en campos de concentración, las dificultades para obtener la documentación para salir del país al ser considerados como apátridas…

El objetivo de esta ponencia será analizar el comportamiento de las autoridades francesas (Vichy) y españolas hacia los judíos refugiados y mostrar la colaboración que, a mi entender, España (el régimen franquista) tuvo con el Holocausto.

Coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la posterior ocupación del ejército alemán de Polonia, Bélgica u Holanda llegan a Francia miles de judíos. Pronto se dictan disposiciones con el objetivo de tenerlos localizados y expulsarlos de la administración y la economía. En octubre de 1940 se adoptan medidas policíacas que provocan que entre 1940 y 1941 alrededor de 40.000 pasen a la zona libre instalándose en los departamentos del Sur que no estaban bajo control alemán. Esta situación y el antisemitismo del régimen de Vichy hará que pronto se produzcan las primeras evasiones hacia España.

Aquí, en un primer momento, se aceptaba que atravesaran el país. Más tarde, se generalizan las expulsiones después de un acuerdo entre los gobiernos francés y español. Todo el que fuera descubierto en un radio de cinco kilómetros de la frontera  podía ser entregado a las autoridades del país de donde provenía. El hecho de conocer que serían entregados a las autoridades francesas hizo que algunos evadidos optaran por suicidarse en España antes que vivir la trágica entrega a la policía de Vichy.

La política de expulsiones descubre la cara oscura del gobierno de España, doblegado a las presiones alemanas en un periodo en que la relación y los contactos entre ambos países eran muy estrechos. Se ha constatado que muchos de estos expulsados fueron deportados a los campos de exterminio.

Durante el otoño y el invierno de 1942 se concentra la llegada del mayor número de judíos refugiados a través de las rutas que cruzaban a pie los Pirineos. Era un trayecto extremadamente duro para personas poco preparadas. Numerosas personas murieron y/o sufrieron accidentes. Algunos llegaron acompañados de guías o pasadores que, a cambio de una importante suma de dinero, los conducían hasta la frontera, hasta Barcelona o Portugal. Los detenidos eran internados en prisiones, campos de concentración y centros de acogida. La tarea de organizaciones benéficas como la American Jewish Joint Distribution Committe y la American Relief Organisations hizo posible que se gestionara con celeridad su liberación y posterior emigración con destino preferente a América o a Palestina.

 

 

La ponencia de Claude Benet fue:

 

Andorra tuvo un papel destacado durante el conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial. Su papel se enmarca perfectamente en la filosofía del "camino", tal como la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra la promueve. El camino es un lugar de paso, y Andorra fue lugar de paso para mucha gente; el camino es a menudo  la puerta hacia la libertad, y así fue Andorra en los años cuarenta. El camino supone a menudo sufrimiento físico y esta también fue una cruda realidad a la que se expusieron muchos de los expedicionarios que pasaron por Andorra.

En esta ponencia hablaré sobre el ambiente en Andorra durante los años de guerra en los dos países vecinos: un país al Sur con la Guerra Civil de 1936 a 1939 y otro país al Norte con la Guerra Mundial entre 1939 y 1945. Esto supone un tráfico de personas de todo tipo y de las más variadas situaciones: refugiados políticos que huían de la guerra de España, refugiados políticos de huían de los nazis, militares que pasaban por Andorra, las cadenas de evasión, los espías alemanes, los aviadores aliados abatidos, los guías, los maquis, los contrabandistas… Hablaré también sobre las actuaciones poco éticas de algunos pasadores, delaciones y espías andorranos al servicio de los nazis; enriquecimiento por parte de algunos andorranos y otras cosas más.

Con toda esta amalgama de situaciones bien diversas, este pequeño país neutral adquirió un protagonismo destacado debido a su situación geográfica. Un camino de paso situado entre Tolosa, 200 Km. Al Norte, importante nexo ferroviario hacia el que confluyeron personas de todas las condiciones y de diversos orígenes de procedencia, de todas las zonas de Francia y de todo Europa, y Barcelona, 200 Km. Al Sur, caracterizada por el destacado papel que jugó el Consulado Británico de Barcelona.

Una Andorra bien dotada de una infraestructura hotelera, modesta, pero que permitía albergar el tiempo que hiciera falta a aquellos refugiados necesitados de todo, para preparar mejor la huída hacia España; una Andorra en la que se ubicaba una potente estación radiofónica -Radio Andorra- recién inaugurada con perspectivas propagandistas envidiables y envidiadas por los bandos beligerantes.

Estas características fueron recuperadas y bien utilizadas por las redes de evasión o cadenas de evasión y por sus componentes, los guías o pasadores. Fueron también vigiladas por los nazis y sus espías, agentes de diversas nacionalidades, circunstancia que propició un ambiente de desconfianza y de intercambios extraños  en una Andorra poco acostumbrada y preparada para afrontar, desde su precariedad, aquel alud de gente tan diversa.

Andorra fue testigo discreto pero activo de todas aquellas aventuras enmarcadas en tiempos de oscuridad, valles profundos y montañas casi inaccesibles, sobre todo en invierno; pero los caminos que atravesaban Andorra llevaban hacia la libertad.

 

Estos relatos, que acercan a esta Andorra desconocida, Claude Benet los ha recogido en una larga pero apasionante investigación publicada en el libro: "Guies, fugitius i espies, camins de pas per Andorra durant la Segona Guerra Mundial", de la Editorial Andorra.

 

 

Finalmente Ignasi Forcada, Vicepresidente de la Asociación, tomó la palabra para realizar la Clausura de la 3ª Jornada. Agradeció a todos los Ponentes su asistencia a la 3ª Jornada y pidió al público asistente disculpara los posibles defectos en los que pudiéramos haber incurrido, entre ellos la falta de tiempo para tratar más extensamente temas tan interesantes.

 

Acabó el acto con un piscolabis en el hall del Auditori d'Estudis Ilerdencs, en el que asistentes y ponentes pudimos conversar animadamente sobre todo lo tratado en esta 3ª Jornada de Caminos de Libertad a través de los Pirineos.




   

 1 Comentario
   
  Autor Pere Bonet | 29/12/2009
   Comentario Un interesantissim recull que es molt mes que un resum dels temes tractats. ¡Enhorabona!. Penso que será mol util i interesant tant pels assistents com pels que no hi varem poder ser.
   
   
    Insertar comentarios
Autor  
Comentario  
     
    Código de seguridad
Cambiar codigo
    Introduzca el código de seguridad, por favor

   
     


Lleida, 20 de noviembre de 2009
©2009. Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra



   
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612