Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Noticias > Plan familiar, de Pamplona a Pallerols
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible
 
Plan familiar, de Pamplona a Pallerols  Caminadas - La Totalitat de la ruta    
Un plan familiar con éxito asegurado     

insertar comentariosinsertar comentarios
ver comentariosver comentarios (6)

imagen1
     
En el oratorio de Canòlich, en Sant Julià de Lòria (Andorra)      

Uno de los caminantes de Pamplona nos envía esta crónica

Llegamos a Pallerols el lunes 3 de agosto por la tarde con el objetivo de hacer entero a pie el camino hasta Andorra en cinco días. Habíamos acudido seis familias de la Asociación juvenil Alaiz (Pamplona) más algunos chicos que se sumaron al plan: 37 personas en total entre padres, madres y chicos de edades muy diversas. Nos alojamos en dos casas rurales a escasos metros de la iglesia de Pallerols: Ca l'Ampurdanés y l'Escola Antiga de Pallerols, dos casas muy agradables y acogedoras y con unas inmejorables vistas a toda la Baronía de Rialb. Las primeras horas en la zona no pudieron ser más prometedoras: Misa nada más llegar en Pallerols y a continuación cena junto a la piscina de l'Ampurdanés.

La primera etapa la realizamos el martes día 4, y se desarrolló entre Peramola y la cima de Aubenç. Empezamos a caminar hacia las diez y media de la mañana junto al pajar donde San Josemaría pasó la primera noche; después de una caminata a buen ritmo pero con mucho calor llegamos a la casa del Corb un poco más tarde de las doce. Allí, como en otros lugares significativos del recorrido, leímos algunos fragmentos de los testimonios de los que acompañaron a San Josemaría, lo que nos ayudó mucho a meternos en la piel de los expedicionarios y hacernos cargo poco a poco de todo lo que sufrieron. Desde el Corb nos dirigimos directamente a la Ribalera, donde llegamos un poco antes de las dos. Este primer tramo de la etapa lo hicimos prácticamente todos, incluyendo a los niños más pequeños que, aunque llegaron cansados, aguantaron perfectamente.

En la Ribalera paramos un rato largo para evitar subir el Aubenç en el momento de mayor calor del día (que se acercó a los 40º). Antes de emprender la marcha tuvimos la suerte de poder celebrar Misa allí mismo, justo después de leer algunos testimonios de asistentes a la que celebró San Josemaría en ese mismo sitio; fue un momento realmente emocionante. La ascensión al Aubenç (que los más pequeños no hicieron) la emprendimos un poco antes de las 5. A pesar de la dureza y el calor, la hicimos con bastante rapidez y para las seis y media ya estábamos en la cima. Allí nos encontramos el primer problema de la tarde: aunque empezamos a subir bastante cargados de agua, arriba ya habíamos agotado prácticamente nuestras reservas, confiados en abastecernos en la Font del Prat; pero, después de bastantes dificultades para dar con ella, nos la encontramos completamente seca.

Esa noche teníamos ilusión en dormir en tiendas de campaña en los espectaculares prados que rodean la casa de Aubenç. Para evitar subir con mucho peso, un par de furgonetas de apoyo se encargaban de subir todo lo necesario, incluyendo la comida y bebida. Y esa misma tarde descubrimos que los caminos para subir hasta allí arriba son mucho más largos y difíciles de lo que nos imaginábamos: después de sufrir un par de pinchazos, el material de apoyo consiguió por fin alcanzarnos un poco más tarde de la medianoche. Ante el cansancio y la humedad de la noche decidimos montar las tiendas rápido e irnos a dormir tras una cena ligera.

Al día siguiente, miércoles, volvió a amanecer un día radiante, cuyas primeras luces pudimos disfrutar desde la cima del Aubenç, con las praderas cubiertas de un verde brillante por el rocío de la noche. Después de recoger las tiendas y comer algo rápidamente, emprendimos el descenso hacia las 10 de la mañana en dirección al Río Sallent. Llegamos allí en torno a la una. Sin apenas descansar y cuando las temperaturas pasaban largamente de los 30º, cometimos el error de atacar directamente la subida a Comalavall, con la intención de llegar a comer a Cal Fenollet no muy tarde; con el calor y el cansancio acumulado y con pocas provisiones de agua, se nos hizo un tramo realmente muy duro. Llegamos a Fenollet casi a las cuatro de la tarde, muy cansados y sedientos. Los macarrones y butifarras que allí nos sirvieron nos volvieron a dar la vida, pero optamos en dar allí por finalizada la etapa del día. Merece una mención especial la atención y amabilidad con la que allí fuimos recibidos a pesar del retraso con el que llegamos. Esta etapa nos hizo darnos cuenta de la gran dureza que tenía el recorrido y lo importante de medir mejor nuestras fuerzas.

El día siguiente, jueves, decidimos tomarlo como día de descanso para reponer energías. Entre otras cosas, aprovechamos la mañana para ir a hacer compras necesarias y bañarnos en el pantano de Rialb. A mediodía disfrutamos de unas deliciosas paellas y de una larga sobremesa en la que Jordi Piferrer nos puso al día sobre proyectos futuros del camino de Pallerols a Andorra. Por la tarde todos nos acercamos a la Cabaña de San Rafael y a la balsa donde los refugiados se lavaban; un paseo suave y agradable en el que disfrutamos del atardecer sobre los bosques de la zona.

   
     
Ir al texto  Ir al texto 
   
En la Cabaña de San Rafael
 - En la Cabaña de San Rafael
   
   
     
En la Casa del Corb
 - En la Casa del Corb
   
   
     
En la Ribalera, a punto de celebrar la misa
 - En la Ribalera, a punto de celebrar la misa
   
   
     
Subiendo la canal de la Jaça
 - Subiendo la canal de la Jaça
   
   
     
En los llanos de Aubenç, una vez superada la canal de la Jaça
 - En los llanos de Aubenç, una vez superada la canal de la Jaça
   
   
     
En el pueblo abandonado de Ares
 - En el pueblo abandonado de Ares
   
   
     
Refrescándose en Ares
 - Refrescándose en Ares
   
   
     
A la salida de Ares
 - A la salida de Ares
   
   
     
En Mas d’Alins (Andorra)
 - En Mas d’Alins (Andorra)
   
   
     
En Fontaneda (Andorra)
 - En Fontaneda (Andorra)
   
   
     
Junto a la estatua de san Josemaría en Sant Julià de Lòria (Andorra)
 - Junto a la estatua de san Josemaría en Sant Julià de Lòria (Andorra)
   
   
     
En la iglesia de Sant Julià de Lòria, final del recorrido
 - En la iglesia de Sant Julià de Lòria, final del recorrido
   
   
     

El viernes, algo más de la mitad del grupo se animó a hacer la etapa que se preveía la más dura de todas: la ascensión al Ares desde el Río de Cabó. Para evitar el calor que tanta mella nos hizo los días anteriores, salimos de l'Ampurdanés, ya desayunados, a las 6 de la mañana y para las 7 estábamos ya caminando. Aunque tuvimos bastantes problemas en encontrar las marcas azules y amarillas durante la ascensión, alcanzamos el pueblo de Ares un poco antes de las 10. Allí sí que pudimos disfrutar del agua fresca de la fuente. Arriba todos estuvimos de acuerdo que la ascensión fue menos dura y larga de lo que nos esperábamos, pero lo que realmente se nos hizo muy largo fueron las más de tres horas de bajada que, aunque por caminos en general suaves y fáciles, nos pillaron con el sol y el calor de nuevo acechándonos implacables. Un poco antes de las tres de la tarde llegábamos por fin a Noves de Segre, donde vinieron a recogernos en coche.

Para la última etapa, el sábado 8 de agosto, que queríamos hacer desde el Río Civís, justo antes del Barranc de la Cabra Morta, hasta Sant Julià de Lòria, nuestra meta en Andorra, la previsión era de mucha lluvia y fuertes tormentas en toda la zona. Con la desilusión de tener que aceptar que muy probablemente no podríamos hacer ningún tramo a pie, nos dirigimos en coche hasta Andorra. Antes de cruzar la frontera nos desviamos para ver al menos el tramo que hizo la expedición de San Josemaría un poco más arriba del pueblo de Argolell y la subida a Mas d'Alins, que se contemplaba perfectamente desde la carretera. Justo cuando llegamos a ese punto, aunque el cielo estaba realmente oscuro y amenazante, no llovía, por lo que sobre la marcha y sin pensarlo un pequeño grupo nos animamos a hacer ese tramo a pie, bien pertrechados, eso sí, de ponchos para la lluvia; porque efectivamente a los pocos segundos de comenzar a caminar nos engulló una tremenda cortina de agua. A pesar de todo hicimos la subida e inicio de la bajada a buen ritmo y sin dificultades, con la alegría inesperada de poder hacer a pie ese último tramo del camino. En apenas dos horas llegamos al pequeño oratorio dedicado a la "Mare de Déu de Canòlich", en cuyo retablo aparece grafiado San Josemaría recordando su camino de liberación. Allí nos juntamos con el resto del grupo que había ido en coche. Comimos juntos aprovechando que la lluvia había amainado y, como no podía ser de otra manera, cantamos la Salve: fue un momento de gran emoción, en la que pudimos revivir la emoción que embargaría a San Josemaría al sentirse ya en Andorra. Después de la Salve volvió a arreciar la lluvia pero eso no fue impedimento para que los valientes continuáramos a pie hasta Sant Julià, donde nos esperaba al resto del grupo para tener Misa en la iglesia donde San Josemaría entró a hacer la visita al Santísimo, después de tanto tiempo sin ver una iglesia no profanada. Al terminar nos volvimos a Pallerols a celebrar la meta conseguida con una buena barbacoa y una larga sobremesa llena de canciones.

Al día siguiente, domingo 9 de agosto, tuvimos nuestra última Misa en la iglesia de Pallerols y después de desayunar y recoger todo nos volvimos cada uno a nuestro lugar de destino. Nos fuimos con unos recuerdos imborrables, con la emoción viva de haber seguido los pasos de San Josemaría durante esas jornadas tan duras e importantes para él y con el deseo y la certeza de que pronto volveremos para repetir este mismo plan.




   

 6 Comentarios
   
  Autor Juanjo Gaite | 21/09/2015
   Comentario Nos gustaría animar a muchas familias a participar de la experiencia del paso de los Pirineos,os lo recomendamos,seguro que os dejara huella como a nosotros.Ya estamos preparando el plan del año próximo.
No dudéis en poneros en contacto con nosotros si queréis que os hagamos partícipes de algún detalle.
Agradecer a toda la asociación , por la buena labor hecha.
   
  Autor A.G.F. desde Barcelona | 15/09/2015
   Comentario ¡Que no se paren las iniciativas para disfrutar y dar a conocer la historia de estas rutas históricas difundiendo la Paz y la alegría, entre amigos, conocidos y parientes ¡Gracias mil por vuestras iniciativas!
¡¡¡FELICIDADES!!!
   
  Autor Xavier C. | 15/09/2015
   Comentario Felicidades!!
   
  Autor J. Elias | 14/09/2015
   Comentario Muy buena explicación y enhorabuena por la idea y su desarrollo por la experiencia para otros que podréis trasmitir.-
   
  Autor Xaviguti | 14/09/2015
   Comentario Super !!!
   
  Autor Geraldo Morujão (Viseu - Portugal) | 14/09/2015
   Comentario En hora buena!
   
   
    Insertar comentarios
Autor  
Comentario  
     
    Código de seguridad
Cambiar codigo
    Introduzca el código de seguridad, por favor

   
     


Pallerols de Rialb, 8 de septiembre de 2015
©2015. Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra



   
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612