Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Noticias > La Flora del Camino de Andorra 7
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible
 
La Flora del Camino de Andorra 7  Fauna i Flora    
El próximo día 27 de junio ven al Aplec de san Josemaría y descubrirás la flora del último tramo del Camino de Andorra    

insertar comentariosinsertar comentarios
ver comentariosver comentarios (5)

imagen1
     
Botón de oro (Ranunculus arvensis)      

Con Octavio Rico entramos en Andorra

El Principado de Andorra está situado en el corazón de los Pirineos. Este pequeño territorio, de tan sólo unos pocos cientos de kilómetros cuadrados, es recorrido por numerosos valles profundos, estrechos y a menudo encajados, que forman parte de la cuenca del río Valira. Los ríos que integran esta cuenca están cerrados en sus orígenes por cadenas montañosas, con picos que llegan casi a rozar los tres mil metros de altitud y que coinciden aproximadamente con la línea fronteriza que separa Andorra de Francia. El barranco de Civís se encuentra al pie de una de esas zonas elevadas del Pirineo, donde confluyen las fronteras de Andorra, Francia y España. No demasiado lejos de esta zona, se alza la Pica de Estats (3.143 m.), el pico más alto del Pirineo catalán.

Nuestro punto de partida hoy es la parte baja del barranco de Civís, justo al lado de San Joan Fumat. Nos encontramos prácticamente al lado de la frontera con Andorra. De hecho, la mayor parte del recorrido de esta jornada transcurrirá por dentro del territorio del Principado.

A pesar de la pequeña superficie que comprende el territorio andorrano, las diferencias climáticas son bastante acusadas debido, sobre todo, a las diferencias de altitud entre las cumbres de las montañas y las partes más bajas de los valles. El clima de alta montaña -que de hecho es el que predomina en la mayor del territorio- pasa progresivamente a más cálido y seco a medida que se desciende en altitud.

La caminata se inicia con la subida hacia el Pas de la Cabra Morta, que se alza sobre el margen izquierdo del río de Civís. Frente al caminante, destacan en el horizonte los imponentes paredones calcáreos del Solà de Sant Joan, la última gran sierra antes de cruzar la frontera. Orientada hacia el sur, esta primera subida, con sus fuertes pendientes, pondrá a prueba una vez más la condición física de los caminantes. La abundancia de vegetación espinosa hace recomendable vestir con ropa que ofrezca protección. Además, por la prolongada exposición al sol de este tramo, conviene llevar cremas protectoras e ir bien aprovisionados de bebidas hidratantes.

El herbario realizado por el botánico francés Jean Bouchard en 1981, con un catálogo de casi un millar de especies clasificadas de plantas encontradas en territorio andorrano, da una cierta idea de la extraordinaria riqueza y variedad de la vegetación de este pequeño país. Estamos hablando de una vegetación montañosa continental, con una zonación de estaciones típica de la vertiente meridional de los Pirineos. En las cotas más bajas, el piso montano, con predominio de bosque de roble pubescente y, más arriba (entre los 900 y los poco más de 1.600m), con extensos pinares de pino silvestre (Pinus sylvestris), con su característica corteza rojiza en la parte superior del tronco, y gris en la inferior. Una vez superado el Paso de la Cabra Morta, en la vertiente norte del Roc de la Guàrdia (1.306m), veremos, en efecto, gran abundancia de pino rojo con denso sotobosque de rododendro, un verdadero paraíso para los aficionados a las setas. Más arriba, el piso subalpino -que no pisaremos hoy- viene caracterizado por la presencia de pino negro y, en algunas umbrías, también de abetos.

   
     
Ir al texto  Ir al texto 
   
Barranco de la Cabra Morta
 - Barranco de la Cabra Morta
   
   
     
Cardo (Centaurea aspera)
 - Cardo (Centaurea aspera)
   
   
     
Álamo blanco (Populus alba)
 - Álamo blanco (Populus alba)
   
   
     
Argolell
 - Argolell
   
   
     
Mas d'Alins
 - Mas d'Alins
   
   
     
Bajada a Sant Julià de Lòria
 - Bajada a Sant Julià de Lòria
   
   
     
Fresno (Fraxinus excelsior)
 - Fresno (Fraxinus excelsior)
   
   
     
Ardilla común (Sciurus vulgaris)
 - Ardilla común (Sciurus vulgaris)
   
   
     
Lirio azul (Iris latifolia)
 - Lirio azul (Iris latifolia)
   
   
     
Narciso de montaña
 - Narciso de montaña
   
   
     
Arbusto de las mariposas
 - Arbusto de las mariposas
   
   
     
Helechos (Dryopteris filix-mas)
 - Helechos (Dryopteris filix-mas)
   
   
     
Rebeco
 - Rebeco
   
   
     

 

Después de atravesar el pequeño valle de Argolell, con sus esbeltos álamos blancos, como dando la bienvenida al caminante, toda la jornada transcurrirá ya por el interior del Pirineo andorrano, más concretamente dentro de los límites de la parroquia de Sant Julià de Lòria. Hay que remarcar que aquí todavía estamos en un entorno de marcadas influencias mediterráneas, lo que se manifiesta entre otros aspectos en las comunidades vegetales que iremos viendo a lo largo del recorrido. Tal como se lee en la Gran Enciclopedia Catalana, Sant Julià de Lòria tiene una temperatura media de 10ºC en el mes de enero, dato que puede sorprender a más de uno, que quizás se imagina todo este país cubierto siempre de nieve durante los crudos meses de invierno. Y es que Sant Julià, no sólo es el pueblo menos alto del Principado, sino también la más meridional de las parroquias que lo componen. Por otra parte, la orientación hacia el sur del valle del río Valira confiere a esta parroquia una marcada influencia mediterránea, bajo la cual prolifera una flora y una fauna únicas en Andorra. Una flora que, de todas formas, sigue siendo muy similar a la que se ha descrito en las jornadas precedentes.

En todo caso, pienso que debe destacarse el hecho de que la vegetación de la parroquia de Sant Julià de Lòria es muy variada, debido a su situación geográfica y a la diversidad topográfica y geológica del terreno. En la parte más baja, a unos 800m de altitud, destaca la vegetación mediterránea (bosques de encina y roble, con abundancia de enebro y retama) propia del piso basal, que efectivamente hemos visto de forma recurrente en las etapas anteriores. A mayor altitud predominan los robledales de roble pubescente y, sobre todo, los pinares de pino rojo.

Más adelante de Mas de Alins, cruzamos densos pinares de pino rojo. Desde esas alturas, a poco más de 1.400 m de altitud, se pueden contemplar fantásticas panorámicas de la parroquia, extensamente cubierta por pinares de esa especie. Siguiendo el camino en descenso hacia San Julià de Lòria, a la altura de Fontaneda, se advierte una cierta abundancia de fresnos, robles y encinas, además de nogales y ejemplares dispersos de almez. Los más observadores quizás tendrán la suerte de descubrir ejemplares de madreselva pilosa (Lonicer xylosteum), y más suerte todavía si pueden contemplar el arbusto de las mariposas (Buddleja davidii), especialmente si se recorren estos caminos en la época de floración.

A mayor altitud, en los ambientes propiamente subalpinos (entre los 1.600 y los 2.100 m de altura), en las zonas sombrías destacan los bosques de pino negro con rododendro (Rhododendron-Pinetum uncinatae) y helecho (Dryopteris filix-mas), y algunos bosques de abeto, no muy extensos. Las zonas más elevadas (por encima de los 2.100 m de altura), o sea, las del dominio alpino, están bien caracterizadas por los prados de altura. Aunque en esta etapa no se alcanzarán esas cotas alpinas (y ni tan siquiera las subalpinas), cabe destacar la presencia en esos ambientes de especies como el lirio pirenaico (Iris lactifolia) y el narciso de montaña (Narcissus pseudonarcissus), entre otras muchas. Especies, en todo caso, que invitan a hacer alguna otra escapada, ahora que ha llegado el buen tiempo.

Con un poco de suerte, es posible incluso descubrir alguna de las especies de la fauna adaptada a los ambientes de alta montaña, como el halcón peregrino, la marmota o el rebeco. Más complicado será percibir la presencia de otras raras especies típicas de esos lugares, como la perdiz blanca, el urogallo, la marta o el armiño. De todos modos ahí tienen también su hábitat natural y siempre quedará la ilusión de ser sorprendidos por la quizás súbita aparición de alguna de esas especies extraordinarias.




   

 5 Comentarios
   
  Autor Conxa | 11/06/2015
   Comentario Gràcies per la nova lliçó pràctica. Augmenten les ganes de fer el camí.
   
  Autor AGF | 10/06/2015
   Comentario Gracias por el reportaje maravilloso ¡Qué buen gusto! AG/.
   
  Autor Emilio Diaz Calavia | 09/06/2015
   Comentario Enhorabuena¡¡
Estais logrando muchas cosas serias
Gracias
Emilio
   
  Autor Florentino | 09/06/2015
   Comentario ¡Espectacular!
   
  Autor Lluís Raventós Artés | 09/06/2015
   Comentario Formidabl!
   
   
    Insertar comentarios
Autor  
Comentario  
     
    Código de seguridad
Cambiar codigo
    Introduzca el código de seguridad, por favor

   
     


Sant Julià de Lòria (Andorra), 14 de junio de 2015
©2015. Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra



   
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612