Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Blog del Caminante  
Blog del Caminante    
 

Jordi Piferrer

A través de este Blog, todos los caminantes podrán intercambiar sus experiencias y exponer sus criterios y sugerencias sobre aspectos relacionados con el Camino de Andorra

Coordinará el Blog: Jordi Piferrer *


Todas las actividades, se visualizan por orden Cronológico

También pueden verse según los bloques temáticos:
Caminadas, Expediciones de evasión, Expedición de 1937, Cultura, fiestas y tradiciones.


 
27 de diciembre de 2017
La Borda de Conorbau   
   
 
   

El día 30 de noviembre de 1937, los componentes de la expedición en la que iba san Josemaría durmieron en una borda. Juan Jiménez Vargas le llama "el corral de Baridà". Leyendo los documentos históricos se llega a la conclusión de que desde esta borda se ve por una parte la Seu de Urgell (Antonio Dalmases, 1937) y por otra las edificaciones de Conorbau (Juan Jiménez Vargas, 1980).

 

          Dice Antonio Dalmases (1937):

 

Estamos ahora a vista de Seo de Urgel y la claridad es ya grande; apretamos el paso y pronto llegamos a las siete de la mañana a una casa abandonada que ha de cobijarnos hoy. Entramos y vemos la casa que no tiene más que un standard de un piso abandonado. Cada uno busca un sitio donde tenderse; yo como un poco, cambio el calzado y me tiendo en un pesebre: no puedo moverme pero estoy relativamente bien, hay unas ramas que me sirven de colchón, la mochila para apoyar la cabeza y la manta y el pluma para taparme. Las órdenes para hoy son severísimas, no podemos hablar alto ni salir de la casa. Pronto el cansancio me vence y después de las catorce horas que hemos andado, mi lecho me parece una cama de verdad. Aquel día fue larguísimo, pues lo pasamos viviendo y durmiendo en un establo oscuro y con mal olor. Veíamos la luz del día sólo por una ventana que nos dejaba ver Seo de Urgel, con sus miles de carabineros vigilando y las cumbres nevadas de Andorra, nuestra tierra de promisión.

 

         Y Juan Jiménez Vargas (1980):

 

Llegamos todavía de noche a un corral de ganado que parecía aislado en el campo. Cirera entró por la ventana y abrió la puerta desde dentro. No sabíamos dónde estábamos. Después nos hemos enterado de que lo llamaban el corral de Baridá. Ya de día vimos que estábamos en un sitio llano con praderas.

A menos de medio kilómetro se veía una casa, y un poco más cerca otra —Cornabau— y tapias de ganado. Al parecer, estábamos en uno de los núcleos de concentración de emboscados que reunía condiciones especialmente favorables para esconderse. Está en alto, a unos 1.200 metros. Hacia el oeste el monte alcanza altitudes de 1.700 a 1.800 metros, que seguramente eran un buen sitio para huir en caso de alarma. Adentrándose un poco en aquel bosque, se encuentra un dolmen bien oculto por el ramaje.

 

         En el Diario (1937) se explica:

 

Son las seis y media. Ha sido una jornada larga y pesada. En la casa, nos acomodamos todos nosotros en un cuartito, que probablemente sería conejera, y nos tumbamos dispuestos a descansar. ¡Qué dura está la cama! sin paja, y sólo con unas ramas secas en el suelo, se está francamente mal.

 

Conclusión

Con estas informaciones pudimos localizar con certeza la borda donde descansaron el día 30 de noviembre de 1937, que sólo puede ser la Borda de Conorbau, que años más tarde se la llamó también "Bordeta estropeada de Baridà" para distinguirla de la "bordeta de Baridá" que hay más adelante, antes de llegar a la casa de Baridà.

El nombre le viene del hecho de que algunos años antes de 1937, los de Baridà compraron todas las propiedades de Conorbau. Cuando más adelante la borda de Conorbau se empezó a derrumbar, se la nombró también Bordeta estropeada de Baridà.

De todas las edificaciones de la zona de Conorbau-Baridà, la única borda desde donde se ve la Seu de Urgell y las casas de Conorbau es la Borda de Conorbau. A partir de este detalle ha quedado bien localizada.

insertar comentariosinsertar comentarios
   
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

12 de diciembre de 2017
Aniversario de la muerte de D. Javier Echevarría   
   
 
   

 

Al cumplirse el año de la muerte de Mons. Javier Echevarría queremos hacer un breve recuerdo de su paso por Pallerols.

Como sabemos, todo lo que se refería a Pallerols le ilusionaba enormemente y prueba de ello fue cada dos o tres años hacía una escapada por aquella zona. En total, estuvo 5 veces en algún lugar del trayecto de Pallerols a Andorra.

- La primera vez fue el 4 de julio de 2002. Estuvo en Peramola, Pallerols y Fenollet.

- El 5 de septiembre de 2007, en el 70 aniversario del paso de san Josemaría por estas tierras camino de Andorra, estuvo por segunda vez en Pallerols y además visitó la Ribalera, el Corb, la Cabaña de San Rafael y la Balsa.

- El 2 de septiembre de 2010, volvió por tercera vez a Pallerols, visitando también la Cabaña de San Rafael, el pueblo de Ares, el río de Civís, el Barranco de la Cabra Morta y Argolell.

- El 1 de diciembre de 2012, en el 75 aniversario del paso de san Josemaría, fue a Andorra para bendecir una estatua de san Josemaría en la iglesia de Sant Julià de Lòria. Por la tarde del mismo día participó en la VI Jornada de Caminos de Libertad a través de los Pirineos, y fue recibido por las autoridades eclesiásticas y civiles del Principado.

- Finalmente el 3 de septiembre de 2015, fue por cuarta y última vez a Pallerols para bendecir la rectoría. Por la tarde de ese mismo día visitó la Cabaña de San Rafael.

Encomendémonos a él para que mucha gente acuda a Pallerols a encontrarse con la Virgen y obtenga de ella la conversión y la ayuda para hacer siempre la voluntad de Dios.

Para recordar las estancias de D. Javier en Pallerols, clicar aquí.

insertar comentariosinsertar comentarios
   
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

14 de noviembre de 2017
El pueblo de Ares   
   
 
   

En 1937 en el pueblo de Ares había cuatro casas: Cal Nadal, Cal Duric, Cal Rei y Cal Fiter, con sus correspondientes corrales para el ganado. Estaba, además, la iglesia y la rectoría. Por aquellos años, en Cal Fiter vivían los Bullich que rebautizaron la casa como Ca l'Esparrica. Los Fiter vivían desde el año 1711 en Cal Marqués, de La Seu d'Urgell. Manuel Fiter pasó a Andorra el 21 de julio de 1936, acompañado precisamente por el mismo Josep Cirera.

En enero de 2007 pude hablar con Paco Bullich y Bentanachs, que el año 1937 vivía en Cal Fiter. Había nacido allí el 11 de noviembre de 1917, hijo de los caseros

de aquella casa. Los Bullich procedían de la Guardia de Ares y fue el abuelo de Paco quien se había trasladado a Ares hacía años, como casero de Cal Fiter. El padre de Paco se llamaba Albert Bullich y Llach y la madre María Bentanachs y Oliva; era hermana del dueño del Baridà, Francesc Bentanachs y Oliva. Los de Cal Baridà también pasaban gente hacia Andorra.

Cal Fiter es la casa más grande del pueblo. Tiene unos corrales y un pajar delante, hacia poniente, que son los primeros edificios que se encuentran viniendo del Valle de Cabó y, por tanto, los primeros que encontraban las expediciones que venían de allí.

Paco Bullich recuerda perfectamente que en el año 1937 a menudo pasaban fugitivos por delante de su casa. Cuando llegaban a Ares, la mayoría descansaban en el corral que hay delante de la casa, fatigados por la fuerte subida desde el Valle de Cabó, y algunos pedían algo de comer. Recuerda que en una ocasión eran más de treinta los que había que alimentar, y que se dividieron entre las otras casas del pueblo. Tenían corderos, gallinas, etc. Por la zona de Ares se recolectan unas patatas de muy buena calidad, como también nos lo ha recordado Josep Cirera.

En el mes de septiembre de 1937, Paco fue llamado a filas, y desde entonces hasta que acabó la guerra pasaba casi todo el día escondido por los bosques de Ares. Tuvo la oportunidad de observar el paso de muchas expediciones y recuerda especialmente al guía el Bitllà de les Anoves, famoso por su profesionalidad y honradez.

 

Escribe Juan Jiménez Vargas (1980):

 

En lo alto de la montaña, a unos 1.500 metros de altitud —Sierra de Prada—, junto al pueblo de Ares, paramos en un corral, esperando a uno que se unía a la expedición o a alguno de los     paqueteros del contrabando. Se pudo descansar como una media hora, que era imprescindible,     porque la subida había sido una paliza, para muchos, más agotadora que la de la noche anterior.   Entre los más jóvenes ya los había tan descompuestos que tenían ganas de abandonar. Y no    digamos cómo iban los que ya habían empezado a fallar en las primeras jornadas.

 

Y Francisco Botella (1975):

 

Nos condujeron a una edificación baja, pequeña; dentro había restos de paja y de pienso. Era un depósito de alimentos para el ganado. Antonio había ido a ver si podíamos ocuparla, cuando nos dejó sin explicación alguna y, como siempre, luego daba luz verde para que pudiéramos seguir     sus planes: ahora se trataba de descansar un rato.

Creo que sería una hora la que tuvimos de alivio, tumbados y con buena temperatura. Luego, a continuar.

 

Y Antonio Dalmases (1937):

 

En la cima hay una casa, donde hemos de recoger a un muchacho y, mientras le esperamos, entramos en la cuadra. Allí, sobre la paja y entre los animales dormidos, comemos un poco.

 

 

Conclusión.- De todo ello podemos deducir que, muy probablemente, los componentes de la expedición de noviembre de 1937 descansaron en el primer corral que se encuentra al entrar al pueblo de Ares viniendo de la Oliva de Cabó, y que corresponde a la casa de Cal Fiter.

 

insertar comentariosinsertar comentarios
   
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

22 de octubre de 2017
La Virgen y la Rosa de Pallerols   
   
 
   

Algunas personas se preguntan si la Virgen intervino realmente en el hecho de que san Josemaría encontrase una rosa de madera estofada en la iglesia de Pallerols.

Según nos cuenta el mismo san Josemaría, parece que la Virgen no intervino.

-En efecto, san Josemaría el 22 de diciembre de 1937 escribe en los Apuntes íntimos:

"Entonces, con moción interior que coaccionaba mi voluntad, le dije al Señor: "si estás contento de mí, haz que encuentre algo", y pensé en una flor o adorno de madera de los desaparecidos retablos. Volví a la iglesia (estaba en la sacristía), miré por los mismos sitios donde había mirado antes..., y encontré en seguida una rosa de madera estofada. Me puse muy contento y bendije a Dios, que me dio aquel consuelo cuando estaba lleno de preocupación por si estaría o no Jesús contento de mí". Citado por ANDRÉS VÁZQUEZ DE PRADA, El Fundador del Opus Dei,  tomo II, p. 195 y nota 171.

Habla solo que le dijo al Señor, no a Santa María.

 

-En otra ocasión, en una meditación del 14 de febrero de 1964, dice:

 

"Cuando estaba comido de preocupaciones, ante el dilema de si debía pasar, o no, durante la guerra civil española, de un lado a otro, en medio de aquella persecución, huyendo de los comunistas, viene otra prueba externa: esa rosa de madera. Cosas así: Dios me trata como a un niño desgraciado al que hay que dar pruebas tangibles, pero de modo ordinario". Citado por ANDRÉS VÁZQUEZ DE PRADA, El Fundador..., tomo II, nota 170.

Dios me trata, no habla de Santa María.

-En cambio, en 1961, san Josemaría decía a un grupo de fieles del Opus Dei, que la rosa fue un regalo de la Virgen:

"Es una rosa de madera estofada, sin ninguna importancia. Allí, cerca del Pirineo catalán, la tuve por vez primera entre las manos. Fue un regalo de la Virgen, por quien nos vienen todas las cosas buenas. ¡Tantas veces la hemos llamado Rosa Mística!..." Citado por ANDRÉS VÁZQUEZ DE PRADA, El Fundador del Opus Dei, tomo II, página 195.

-Los expedicionarios que acompañaban a san Josemaría en el paso de los Pirineos no dudan en afirmar que fue una gracia de Dios a través de la Virgen, pues así lo habían oído muchas veces de san Josemaría.

-Francisco Botella escribe en el año 1975:

"En la iglesia, lleno de gozo, que rebosaba su corazón, obtuvo la respuesta de Dios, de manos de la Virgen. Y en aquella rosa que trajo en su mano estaba encerrada la paz de Dios y el consuelo de la Virgen. El Padre quiso que lo supiéramos, sin comentarios, como siempre hacía."

-Y Pedro Casciaro escribe también en el año 1975:

"Me limito a dar gracias a Nuestra Señora de todo corazón porque aquella noche confirmó a nuestro Fundador en el camino que debía de seguir, haciéndole superar aquellas amargas incertidumbres. Así como nunca había visto al Padre tan afligido como la noche pasada, tampoco lo vi nunca tan gozoso como aquella mañana."

-También Álvaro del Portillo, sucesor de san Josemaría en el gobierno del Opus Dei y director espiritual suyo afirmó muchas veces que fue un regalo de la Virgen.

- Conclusión

Debemos concluir que la noche del 21 al 22 de noviembre de 1937, san Josemaría invocó repetidas veces a Dios nuestro Señor y a su madre Santa María para que le concediera el don de la paz cuando estaba profundamente angustiado por no conocer con exactitud cuál era la voluntad de Dios. 

 

insertar comentariosinsertar comentarios
 
ver comentariosver comentarios (2)
 
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

24 de junio de 2017
Sobre la casa de Fenollet -2-   
   
 
   

Continúa el relato sobre la casa de Fenollet (Parte 2)

 

Dice Juan Jiménez Vargas en un escrito del año 1980:

 

La casa donde teníamos que pasar el día —Fenollet— estaba muy aislada en el monte, a poco menos de 1.000 metros de altitud. Era grande y tenía unos corrales relativamente amplios. Allí, por su situación estratégica, hacían escala expediciones conducidas por diversos guías. Paraban grupos de 10, 20, 30 y aun más, aproximadamente una vez a la semana. Aquella familia se portaba con los fugitivos con una generosidad que era muy de agradecer [...].

A media mañana, cuando casi todos dormíamos en el corral, se presentaron en la casa dos milicianos, preguntando si habían visto gente. Andaban recorriendo aquel camino a la caza de fugitivos. La mestresa —en un alarde de serenidad—, les convenció de que estaba dispuesta a colaborar con ellos en la persecución de facciosos, mientras les servía unos buenos vasos de vino y unas buenas tajadas de pernil. Y cuando acabaron su almuerzo se marcharon sin investigar más [...].

         Quizá esta visita intempestiva no fue excesivamente peligrosa.

 

Pero Eugenio Coll nos decía que este relato sobre los milicianos le parecía un poco exagerado, ya que la gente que paraba en Fenollet no venía a investigar: iba de camino hacia Organyà o a otro lugar. Todos eran muy amigos y tenían un pacto de defensa mutua, fruto de la amistad de muchos años entre las familias de los pueblos y casas vecinas.

Es lógico este razonamiento, ya que cada semana tenían fugitivos escondidos en los corrales, que están a unos veinte pasos de la casa. Si venían grupos con tanta frecuencia es porque estaban seguros de que no habría inspecciones.

Ciertamente, podría ser que pasaran milicianos por la casa, pero el motivo que les llevaba no era de control sino de descanso en la ruta hacia Organyà o hacia Andorra. Otra cosa es cómo lo verían los refugiados, que, por su estado de ansiedad, captaban los peligros con mucha más intensidad.

Este relato de Juan Jiménez Vargas fue escrito en 1980, cuando ya habían pasado más de cuarenta años, y él mismo dice también que esta visita no sería "excesivamente peligrosa".

 

Paco Botella en el Diario del año 1937 dice:

 

El 29, pasado en el establo de la casa de campo, a donde llegamos bastante cansados y que esperábamos ver cerca con mucha ansiedad, fue aprovechado para dormir y descansar. Había poca paja, para acostarnos con alguna menor incomodidad, y se nos trajo más al cabo de unas horas. En el pesebre colocamos nuestras mochilas y, sentados en el suelo, nos alimentamos con     unas judías que nos dieron, de las que tomamos bastantes. También tuvimos conejo y tortilla. Esto de la tortilla era una novedad: hacía mucho que no habíamos gustado su sabor.

Descansamos bien, y nos supo la parada a maravilla. Hacia las cinco de la tarde, nos avisan para prepararnos para partir: pero se retrasó bastante, pues habían llegado unas personas ajenas a la casa y había que esperar a que se fueran.

 

También recoge que tuvieron visitas, cosa normal en una casa situada en un camino de tránsito muy frecuentado.

 

Finalmente, en el diario de Antonio de Dalmases escrito el mismo año 1937, se dice:

 

Nos conduce a un corral, nos tendemos en la paja y ahí quedamos dormidos. Es el lunes 29 de       noviembre.

Hace trece horas que andamos. Alrededor de las diez empezamos a despertar. Comemos un       poco; alguien se fricciona y cura los pies. Otros salen a tomar el sol, sentados o tendidos en un patio que hay a la salida del corral. Éste tiene unos ocho metros de ancho y otros tantos de largo, y los 27 que vamos lo llenamos del todo. Para salir hay que cuidar de no pisar a los que todavía duermen. El guía ha tenido que traer unos cestos de paja para esparcirla por el    suelo, lo que hace que no se encuentre tan dura la cama. La patrona viene a averiguar lo que cada uno quiere para desayunar, pues el guía ha dicho que economicemos lo que llevamos, ya      que después de esta casa ya no hallaremos otra para aprovisionarnos. Unos comen patatas; otros, tortillas, pan, agua y vino. Un gran banquete. Luego yo me tiendo otra vez a descansar [...].

A las dos aproximadamente traen la comida. Puestos en fila, nos van repartiendo un enorme caldero de judías, luego otro de conejo. Es una comida espléndida, comemos con verdadera hambre. Afortunadamente todo es abundante, bueno y caliente.

Luego otra vez a dormir hasta las seis de la tarde que es cuando empiezan los preparativos para la partida.

 

Esta narración de Antonio Dalmases nos acaba de dar más pistas para saber el lugar exacto donde descansaron. Dice que salieron un momento al patio que hay delante de los corrales, que tiene forma de "L", y hace efectivamente unos ocho por ocho metros.

 

Conclusión

Todos los escritos que hemos citado coinciden en lo fundamental: que durmieron en un corral junto a otro en el que estaba el ganado, que enfrente había un patio y salieron a estirar las piernas, que comieron muy bien, que les arreglaron la ropa ... Años más tarde, todos recordaban que en Fenollet les trataron especialmente bien. Si algún día pasáis por allí, os tratarán igual de bien. Se ve que esto viene de familia.

También es interesante recordar que los de Fenollet eran parientes de Josep Cirera. En efecto, la dueña de Fenollet se llamaba Rosa Campà Sin, y la madre de Josep Cirera se llamaba María Fábrega Sin, o sea que las abuelas eran hermanas. Esto explica también que Josep Cirera escogiese Fenollet como lugar de descanso para sus expediciones.

 

insertar comentariosinsertar comentarios
 
ver comentariosver comentarios (2)
 
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

 
1 2 3 4 5 6 7 8 9
   
     
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612