Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Blog del Caminante > La Rosa de Pallerols
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible
Blog del Caminante    
 

Jordi Piferrer

A través de este Blog, todos los caminantes podrán intercambiar sus experiencias y exponer sus criterios y sugerencias sobre aspectos relacionados con el Camino de Andorra

Coordinará el Blog: Jordi Piferrer *


Todas las actividades, se visualizan por orden Cronológico

También pueden verse según los bloques temáticos:
Caminadas, Expediciones de evasión, Expedición de 1937, Cultura, fiestas y tradiciones.


 
28 de febrero de 2017
La Rosa de Pallerols   
   
 
   

           

            LA ROSA DE PALLEROLS DE RIALB

           

            Según un testigo del año 1976, mosén Joan Porta Perucho [1], a finales de julio o principios de agosto de 1936 [2] llegó a Pallerols un pelotón de la FAI buscando "curas escondidos". Mossèn Joan estaba en Pallerols trabajando de mozo en una de las casas, en Ca l'Empordanès, pero no supieron encontrarle. Entonces cogieron los libros de la rectoría, las sotanas y los sombreros y los quemaron delante de la iglesia. Más tarde, hacia mediados de agosto, subió un grupo organizado por el comité de La Seu de Urgell, que durante ocho o diez días fue quemando sistemáticamente las iglesias de la región. Unas tres semanas después volvieron a Pallerols, porque decían que se habían quemado cosas de valor, removieron las cenizas buscando "oro fundido de las pinturas" y cosas parecidas.

Cuando en noviembre de 1937 el grupo de san Josemaría llegó a Pallerols, se encontró con los altares y retablos de la iglesia totalmente destruidos. En el Diario del día 20 escribe José M. Albareda:

 

Después de comer, descendemos del cerro para subir a la parroquia de Pallarols de Rialp. Es una iglesia capaz, para el escaso vecindario disperso que constituye Pallarols; adosada está la casa rectoral. Todo ello profanado, como los templos de otras poblaciones, de las que venimos [...]. Junto a la iglesia, hay un cementerio y un ciprés.

 

En sus memorias del año 1975, Paco Botella da algún detalle sobre el estado del interior de la iglesia. Escribe:

 

Pere nos indicó también por dónde se comunicaba sin salir fuera, con la iglesia. El Padre y algunos fueron a verla. Yo no recuerdo haberla visto, por lo menos con detalle, era de noche por otra parte y la luz de la vela que teníamos era escasa.

El Padre y los demás dijeron —yo solo lo vi desde la puerta— que había sido, como tantas otras, quemada y destruida por dentro por los rojos. Del altar y posible retablo que enmarcara a una imagen de la Virgen, de la cual quedaban huellas, sólo se presentaban ante la vista, al parecer, restos ennegrecidos por el fuego.

 

Como hemos dicho anteriormente, la madrugada del 22 de noviembre de 1937, san Josemaría Escrivá de Balaguer encontró dentro de la iglesia de Pallerols, en el suelo, una rosa de madera estofada y dorada. Ya hemos explicado que este hallazgo fue para él de gran importancia: la recibió como una respuesta divina en unos momentos de profunda desorientación personal; como una confirmación de Dios para continuar aquel camino que ya había comenzado.

Él mismo lo explica en el n. 1439 de Apuntes íntimos, el 22 de diciembre de 1937, justamente un mes después del día en que sucedieron los hechos. Lo dice así:

 

Entonces, con moción interior que coaccionaba mi voluntad, le dije al Señor: "si estás contento de mí, haz que encuentre algo", y pensé en una flor o adorno de madera de los desaparecidos retablos. Volví a la iglesia (estaba en la sacristía), miré por los mismos sitios donde había mirado antes..., y encontré en seguida una rosa de madera estofada. Me puse muy contento y bendije a Dios, que me dio aquel consuelo, cuando estaba lleno de preocupación por si estaría o no Jesús contento de mí [3].

 

Acabamos de leer lo que escribió san Josemaría: "miré por los mismos sitios donde había mirado antes".

Al menos cuatro veces estuvo en la iglesia de Pallerols buscando algo de los desaparecidos retablos:

 

- La primera fue el 20 de noviembre, cuando llegó desde Vilaró. En el Diario de ese día se lee:

 

Transcurre la mañana en las inmediaciones de la casa, pues ya se ha caminado temprano, durante dos horas. Después de comer, descendemos del cerro para subir a la parroquia de Pallarols de Rialp.

 

También se deduce del n. 1440 de los Apuntes íntimos [4].

 

- La segunda vez, fue la noche del 21, cuando bajó a la iglesia antes de descansar en la despensa de la rectoría, según el testimonio de Francisco Botella del año 1975.

- La tercera, es el encuentro de la rosa estofada del día 22 por la mañana. Quizás era la única rosa que había quedado por allí después de ser saqueada la iglesia, aunque las dos veces anteriores, en que había buscado algún detalle, no vio nada.

- Todavía hay el testimonio de una cuarta vez: cuando san Josemaría entró en la iglesia y buscó algo. Esta vez iba acompañado del arcipreste de Ponts.[5] Fue el día 26, según detalla Juan Jiménez Vargas en el Diario de aquel mismo día:

 

El Padre marchó después del desayuno con Pedro, que iba a tomar un apunte de la parroquia de Pallarols. Volvieron cuando acabábamos de comer, acompañados del arcipreste.

 

También lo cita Vázquez de Prada, añadiendo que no encontraron nada:

 

Cumplía Pedro el encargo de tomar unos apuntes de la parroquia de Pallerols mientras el Padre, acompañado del arcipreste, examinaba el interior de la iglesia, donde no encontraron el más mínimo resto de las tallas y retablos destrozados por los revolucionarios [6].

 

Es decir, que, de acuerdo con los documentos que tenemos, podemos deducir que san Josemaría examinó varias veces el interior del templo de Pallerols, pero no encontró nada. Sin embargo, aquella madrugada del día 22, después de pedirlo a la Virgen, encontró enseguida, dice él, una rosa de madera dorada que le confirmó en su decisión de continuar hacia Andorra.

 

¿Cuál podría ser el origen de esta rosa?

 

Según la gente de Pallerols, los retablos de la iglesia eran muy ricos, con muchos elementos dorados, entre los que había rosas y otras formas ornamentales.

Según la señora Josefa Finestres, la Marina de Ca l'Empordanès, la rosa que encontró san Josemaría podría ser la que llevaba en la mano la imagen de la Virgen del Roser [7].

No hemos conseguido ninguna fotografía para saber cómo podría ser la imagen de la Virgen del Rosario de Pallerols. Muchos testimonios nos dicen que era muy parecida a la imagen de la Virgen del Rosario de el Puig, otra iglesia de la Baronía de Rialb. Esta imagen se conserva en el museo de la catedral de La Seu de Urgell y puede dar una idea de cómo podía ser la de Pallerols. Ambas llevaban una rosa en la mano.

San Josemaría recordó siempre con especial agradecimiento el encuentro de aquella rosa. Desde el primer momento la hizo guardar con mucho cuidado dentro de una mochila, y actualmente se conserva en la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz, en la sede central del Opus Dei, en Roma. Esta rosa tiene ocho centímetros de diámetro, un espesor de un centímetro en los pétalos, y medio centímetro al final de estos; el grosor en el centro de la rosa es de dos centímetros y medio. De la parte posterior de la rosa sobresale un mango para incrustarse en el retablo o bien en la mano de la Virgen.

El 2 de diciembre de 2008, el obispo de Urgell, monseñor Joan Enric Vives Sicilia, bendijo una nueva imagen de la Virgen del Rosario de Pallerols similar a la del Puig y, por tanto, según los testigos oculares de la época, similar a la que había en Pallerols el año 1936. En la mano derecha lleva una rosa que es una copia bastante fiel de la que se guarda en Roma.

San Josemaría consideró aquella rosa como una señal, una caricia de la Virgen, y así lo muestran las diferentes representaciones que se han hecho de ella [8]. A menudo, sugería que se dibujara una rosa junto al sello del Opus Dei. Por indicación suya, se colocó una rosa parecida a la de Pallerols en la mano de la imagen románica de la Virgen que se venera en Torreciudad.



[1] Desde 1934 se encargaba de la parroquia de Sant Esteve de Pallerols.

[2] Marina Finestres, de Ca l'Empordanès, que tenía entonces diecisiete años, dice que era el 2 de agosto.

[3] Citado por Andrés Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, tomo II, p. 195, n. 171.

[4] Ver de nuevo Vázquez de Prada, El Fundador..., tomo II, p. 195, n. 171.

[5] El arcipreste de Ponts era mossèn Nicolau Auger Ortodó (1865-1942), que estaba escondido en Can Vilaró.

[6] Vázquez de Prada, El Fundador..., vol. II, p. 201.

[7] Ella guarda en su casa una rosa del retablo de esta imagen de la Virgen, que encontró después de la guerra, en los alrededores de la iglesia: es más pequeña (tiene cuatro pétalos y no siete, como la que encontró san Josemaría).

[8] Por ejemplo, en las casullas y otros ornamentos litúrgicos. También figura la rosa de Rialb en la casulla de la estatua de san Josemaría que se alza en el exterior de la basílica de San Pedro, en el Vaticano.

 

 

insertar comentariosinsertar comentarios
   
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible

 
   
    Insertar comentarios
Autor  
Comentario  
     
    Código de seguridad Cambiar codigo
    Introduzca el código de seguridad, por favor
   
     
  Comentario s
   
   Autor Alberto | 27/03/2017
   Comentario Muy interesante. Gracias Jordi.
   
   Autor Geraldo Morujão (Viseu - Portugal) | 13/03/2017
   Comentario Muito obrigado!
   
   Autor PLÁCIDO | 13/03/2017
   Comentario Ayudarían a leer los artículos si los acompañan de algunas fotografías con los protagonistas y de los lugares que citan.
   
   Autor Mercè | 28/02/2017
   Comentario Molt interessants aquests articles que ens permeten aprofundir en la història del pas dels Pirineus
   
   Autor Conxa | 26/02/2017
   Comentario Moltes gràcies
   
 
     
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612